Nuevas recetas

Fusilli de garbanzos con berenjena, tomate y cebolla verde

Fusilli de garbanzos con berenjena, tomate y cebolla verde

Explore la cocina Fusilli de garbanzos es una opción saludable y deliciosa a la hora de comer que simplificará su vida a largo plazo. Con solo cuatro ingredientes orgánicos de alimentos integrales, esta pasta contiene 11 gramos de proteína y casi el 20 por ciento de su requerimiento diario de fibra dietética por porción. Con su textura suave y flexible y su sabor suave, ¡esta pasta es el paraíso de los garbanzos!

Ingredientes

  • 1 paquete de garbanzos fusilli, cocidos
  • 1 berenjena japonesa grande, cortada en dados pequeños
  • 1 pinta de tomates cherry, cortados por la mitad
  • 4 dientes de ajo machacados
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 2 cebollas verdes, en rodajas

Porciones2

Calorías por porción638

Equivalente de folato (total) 107 µg 27%

Riboflavina (B2) 0,2 mg 12,3%


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena se selle dentro del papel de aluminio y continúe humeando y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena quede sellada dentro del papel de aluminio y continúe cociéndose al vapor y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena se selle dentro del papel de aluminio y continúe humeando y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena quede sellada dentro del papel de aluminio y continúe cociéndose al vapor y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena quede sellada dentro del papel de aluminio y continúe cociéndose al vapor y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena se selle dentro del papel de aluminio y continúe humeando y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena quede sellada dentro del papel de aluminio y continúe cociéndose al vapor y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena se selle dentro del papel de aluminio y continúe humeando y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena se selle dentro del papel de aluminio y continúe humeando y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Cazuela De Berenjena, Tomate Y Garbanzos

Este plato se basa en un alimento básico del Medio Oriente que tradicionalmente se sirve con pan árabe fresco a temperatura ambiente, aunque a mí me gusta servirlo caliente. La cazuela sabe mejor si se prepara con un día de anticipación.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande o 2 medianas (1 libra), peladas si lo desea, cortadas por la mitad a lo largo y luego en rodajas de aproximadamente 1/2 pulgada de grosor
  • Sal al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande, cortada en rodajas finas a lo largo del grano
  • 2 a 4 dientes de ajo (al gusto), picados
  • 1 lata (28 onzas) de tomates picados
  • 2 cucharadas de pasta de tomate
  • una pizca de azúcar
  • & # 8539 cucharadita de canela
  • 1 ramita de albahaca
  • 1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana picado (opcional)
Análisis nutricional por ración (6 raciones)

Preparación

  1. Precalienta el horno a 450 grados. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio y cepille el papel de aluminio con aceite de oliva. Coloque las rodajas de berenjena en el papel de aluminio, espolvoree con sal y unte cada rodaja ligeramente con aceite. Coloque en el horno durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorado. Retirar del fuego y doblar con cuidado el papel de aluminio por la mitad sobre la berenjena. Engarce los bordes para que la berenjena se selle dentro del papel de aluminio y continúe humeando y ablandando. Dejar actuar al menos 15 minutos.
  2. Mientras tanto, prepara la salsa de tomate. Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y pesada a fuego medio. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que estén tiernos, unos cinco minutos, y agregue el ajo y una pizca generosa de sal. Cocine, revolviendo, hasta que el ajo esté fragante, aproximadamente un minuto. Agrega los tomates, la pasta de tomate, el azúcar, la canela, la albahaca y la sal al gusto. Deje hervir a fuego lento y cocine a fuego lento sin tapar, revolviendo con frecuencia, durante 20 a 25 minutos, hasta que la salsa esté espesa y fragante. Agregue pimienta recién molida, luego pruebe y ajuste la sal. Retire la ramita de albahaca y agregue los garbanzos escurridos.
  3. Precalienta el horno a 350 grados. Engrase una fuente para hornear de 2 cuartos de galón o gratine. Cubre el fondo con una fina capa de salsa de tomate y haz una capa de la mitad de la berenjena. Vierta la mitad de la salsa restante sobre la berenjena y repita las capas.
  4. Hornee por 30 minutos, hasta que burbujee. Retirar del fuego y dejar enfriar durante al menos 10 a 15 minutos. Espolvorea el perejil antes de servir.

Preparación previa: Puede ensamblar este plato a través del paso 3 hasta con dos días de anticipación. Guárdelo en el frigorífico. Las sobras durarán unos tres días.


Ver el vídeo: Fusión de Sabores - Humus de Garbanzos y Berenjenas 3 de 4 (Diciembre 2021).