Nuevas recetas

Las ganancias del cuarto trimestre de Starbucks aumentaron casi un 30%

Las ganancias del cuarto trimestre de Starbucks aumentaron casi un 30%

Starbucks Corp. terminó el año con ganancias del cuarto trimestre que aumentaron casi un 30 por ciento, dijo la compañía el jueves.

Para el trimestre que terminó el 2 de octubre, Starbucks reportó ganancias netas de $ 358.5 millones, o 47 centavos por acción, un 29 por ciento más en comparación con $ 278.9 millones, o 37 centavos por acción, para el mismo trimestre del año pasado. El año anterior incluyó un trimestre de 14 semanas y un año de 53 semanas.

Los ingresos totales alcanzaron un récord de $ 3 mil millones, un 7 por ciento más que el trimestre de 14 semanas del año pasado, o un 15 por ciento más en comparación con 13 semanas.

Las ventas en la misma tienda aumentaron un 9 por ciento a nivel mundial, impulsadas por un aumento del 6 por ciento en el tráfico y un aumento del 3 por ciento en el cheque promedio.

Las ubicaciones nacionales obtuvieron mejores resultados. En los Estados Unidos, las ventas en las mismas tiendas aumentaron un 10 por ciento con un aumento del 7 por ciento en las transacciones y otro aumento del 3 por ciento en el cheque promedio.

Los ingresos para las ubicaciones de EE. UU. También aumentaron a $ 2 mil millones, un aumento del 3 por ciento con respecto al cuarto trimestre del año pasado.

Las ubicaciones internacionales reportaron un crecimiento de las ventas en las mismas tiendas del 6 por ciento sobre un aumento del 5 por ciento en el tráfico. Los ingresos aumentaron un 16 por ciento a $ 717,9 millones, en parte debido al impacto favorable del cambio de moneda.

A nivel mundial, los ingresos del grupo de productos de consumo aumentaron un 20 por ciento durante el trimestre a 242,2 millones de dólares.

Para el año fiscal completo, las ganancias aumentaron un 31 por ciento a 1,62 dólares por acción, en comparación con 1,24 dólares por acción el año pasado, dijo la compañía.


¿Debería Starbucks seguir vendiendo café?

Puede que sea el momento de devolver la palabra "café" al logotipo de Starbucks.

La compañía, que compró la empresa matriz de La Boulange, Bay Bread LLC en 2012 por $ 100 millones, dijo el martes que cerrará 23 sucursales de la cadena de panaderías La Boulange antes de octubre. "Starbucks ha determinado que las tiendas La Boulange no son sostenibles para el crecimiento a largo plazo de la empresa", dijo, aunque seguirá vendiendo los productos horneados de la marca en las tiendas.

Starbucks Corp. SBUX, + 0,78% también cerrará su tienda de jugos Evolution Fresh con sede en San Francisco que compró esa compañía por $ 30 millones en 2011. "Starbucks parece acercarse a su negocio a veces como tirar espaguetis en una pared y ver qué se pega, ”Dice Melody Overton, fundadora de StarbucksMelody.com, un sitio que realiza un seguimiento del gigante del café.

“Es difícil ser bueno en todas las cosas y la marca debe asegurarse de proteger su competencia principal: el café”, dice Julia Gallo-Torres, gerente de categoría de servicios de alimentos para EE. UU. En la firma de investigación Mintel. No siempre es fácil ofrecer la autenticidad de los productos a escala comercial "y los consumidores, especialmente los millennials, se han vuelto cautelosos con las grandes marcas", añade. Por ejemplo, la empresa está eliminando los capuchinos de los menús de algunas tiendas. “Fue difícil para los baristas lograr el equilibrio correcto entre el café y la leche, lo que afectó la consistencia del producto”, dice Gallo-Torres. (Una portavoz de la empresa dice que siempre estarán disponibles "independientemente de que aparezcan en el menú").

Starbucks presentó el "Flat White" en enero, que consiste esencialmente en dos breves tragos de expreso con leche al vapor, con la esperanza de que creara un gran revuelo entre los clientes y los medios de comunicación, lo que dio mucha cobertura al nuevo artículo. “Las personas que buscan una experiencia de café pequeña y una taza de café realmente buena se irán a otro lado”, dice Daniel Mullaney, un entusiasta del café que dirige el nombre de usuario de Twitter @NYCCoffeeGeek. "La clientela típica de Starbucks seguirá lo que espera, que es algo que Starbucks ha hecho muy bien con sus tiendas en todo el mundo: consistencia".

Otro factor que puede haber afectado el éxito de las tiendas La Boulange y ha impulsado la popularidad de los menús de desayuno es el aumento del llamado estilo de vida, como los artículos de menú ricos en proteínas y sin gluten en lugar de los productos horneados, agrega Gallo-Torres. .

"A los consumidores les gusta el desayuno porque es un derroche asequible, y los huevos y el tocino encajan en las dietas centradas en proteínas, lo que explica el éxito de los sándwiches de desayuno", dice. Pero es poco probable que esto disuada a Starbucks de desarrollar su menú de comida: en diciembre, la compañía dijo que la comida estaba impulsando el tráfico hacia las tiendas y dijo que apunta a duplicar sus ingresos en Estados Unidos por productos alimenticios durante los próximos cinco años a más de $ 4 mil millones.

Starbucks ha incursionado en otras áreas antes, e incluso eliminó la palabra "café" del logotipo de la empresa en 2011, con un éxito mixto. Ha vendido libros, DVD y música en tiendas en el pasado y, en marzo, lanzó una controvertida campaña #racetogether pidiendo a los baristas que escribieran “Race Together” (o colocar pegatinas) en los vasos, que terminó una semana después de su comienzo. En un mensaje de video antes de esa campaña, Schulz dice que le dijeron: "Para ser honesto, Howard, este no es un tema que debamos tocar". No escuchó y la campaña fue ridiculizada en las redes sociales: Hasan Minhaj, un comediante, tuiteó: “Antes de que escribieran #RaceTogether en tazas, ¿Starbucks puede simplemente deletrear mi nombre correctamente? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain ”.

Algunos clientes quieren tener la opción de productos horneados en los puntos de venta de Starbucks, y la compañía ha escuchado sus solicitudes. La cadena de café introdujo una nueva receta de pastel de pan en un formato de pan entero en 2013 desarrollada por La Boulange en un puñado de ciudades de los EE. UU., Pero los clientes se quejaron de que lo preferían en rodajas, por lo que el año pasado lanzó nuevas rodajas de pan con La Receta de boulange en alrededor de 3,500 tiendas Starbucks, o un tercio de las 11,500 tiendas en todo el país. Y la cadena de café todavía está comprometida a tener más ubicaciones "nocturnas" en todo el país y, en diciembre pasado, dijo que planea agregar cerveza artesanal y vino, platos pequeños como albóndigas y palomitas de maíz con trufa en casi 3,000 ubicaciones en todo el país antes de que finalice el año fiscal. año 2019.

Mientras tanto, los analistas ven que Starbucks sigue adelante con las opciones que no son de café en sus propias tiendas después de registrar un aumento del 7% en las ventas del segundo trimestre fiscal. "Starbucks definitivamente se ha enfrentado a la perspectiva muy dañina de la saturación del mercado en sus productos principales", dice Andrew Alvarez, analista de la industria del grupo de investigación de la industria IBISWorld.

"Se ha tratado de experimentar con métodos para tratar de capturar parte del mercado de comida rápida o del mercado informal rápido en forma de drive-thrus y opciones de almuerzo y enfocarse en el menú de desayuno", dice Álvarez. “Esto no es necesariamente malo para la empresa. El café es un artículo de alto margen, pero no es lo único que puede atraer a la gente a través de la puerta ".


¿Debería Starbucks seguir vendiendo café?

Puede que sea el momento de devolver la palabra "café" al logotipo de Starbucks.

La compañía, que compró la empresa matriz de La Boulange, Bay Bread LLC en 2012 por $ 100 millones, dijo el martes que cerrará 23 sucursales de la cadena de panaderías La Boulange antes de octubre. "Starbucks ha determinado que las tiendas La Boulange no son sostenibles para el crecimiento a largo plazo de la empresa", dijo, aunque seguirá vendiendo los productos horneados de la marca en las tiendas.

Starbucks Corp. SBUX, + 0,78% también cerrará su tienda de jugos Evolution Fresh con sede en San Francisco que compró esa compañía por $ 30 millones en 2011. "Starbucks parece enfocarse en sus negocios a veces como tirar espaguetis en una pared y ver qué se pega, ”Dice Melody Overton, fundadora de StarbucksMelody.com, un sitio que realiza un seguimiento del gigante del café.

“Es difícil ser bueno en todas las cosas y la marca debe asegurarse de proteger su competencia principal: el café”, dice Julia Gallo-Torres, gerente de categoría de servicios de alimentos para EE. UU. En la firma de investigación Mintel. No siempre es fácil ofrecer la autenticidad de los productos a escala comercial "y los consumidores, especialmente los millennials, se han vuelto cautelosos con las grandes marcas", añade. Por ejemplo, la empresa está eliminando los capuchinos de los menús de algunas tiendas. “Fue difícil para los baristas lograr el equilibrio correcto entre el café y la leche, lo que afectó la consistencia del producto”, dice Gallo-Torres. (Una portavoz de la empresa dice que siempre estarán disponibles "independientemente de que aparezcan en el menú").

Starbucks presentó el 'Flat White' en enero, que consiste esencialmente en dos breves tragos de expreso con leche al vapor, con la esperanza de que creara un gran revuelo entre los clientes y los medios de comunicación, lo que dio mucha cobertura al nuevo artículo. “Las personas que buscan una experiencia de café pequeña y una taza de café realmente buena se irán a otro lado”, dice Daniel Mullaney, un entusiasta del café que dirige el nombre de usuario de Twitter @NYCCoffeeGeek. "La clientela típica de Starbucks seguirá lo que espera, que es algo que Starbucks ha hecho muy bien con sus tiendas en todo el mundo: consistencia".

Otro factor que puede haber afectado el éxito de las tiendas La Boulange y ha impulsado la popularidad de los menús de desayuno es el aumento del llamado estilo de vida, como los artículos de menú ricos en proteínas y sin gluten en lugar de los productos horneados, agrega Gallo-Torres. .

"A los consumidores les gusta el desayuno porque es un derroche asequible, y los huevos y el tocino encajan en las dietas centradas en proteínas, lo que explica el éxito de los sándwiches de desayuno", dice. Pero es poco probable que esto disuada a Starbucks de desarrollar su menú de comida: en diciembre, la compañía dijo que la comida estaba impulsando el tráfico hacia las tiendas y dijo que apunta a duplicar sus ingresos en Estados Unidos por productos alimenticios durante los próximos cinco años a más de $ 4 mil millones.

Starbucks ha incursionado en otras áreas antes, e incluso eliminó la palabra "café" del logotipo de la empresa en 2011, con un éxito desigual. Ha vendido libros, DVD y música en tiendas en el pasado y, en marzo, lanzó una controvertida campaña #racetogether pidiendo a los baristas que escribieran “Race Together” (o colocar pegatinas) en los vasos, que terminó una semana después de su comienzo. En un mensaje de video antes de esa campaña, Schulz dice que le dijeron: "Para ser honesto, Howard, este no es un tema que debamos tocar". No escuchó y la campaña fue ridiculizada en las redes sociales: Hasan Minhaj, un comediante, tuiteó: “Antes de que escribieran #RaceTogether en tazas, ¿Starbucks puede simplemente deletrear mi nombre correctamente? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain ”.

Algunos clientes quieren tener la opción de productos horneados en los puntos de venta de Starbucks, y la compañía ha escuchado sus solicitudes. La cadena de café introdujo una nueva receta de pastel de pan en un formato de pan entero en 2013 desarrollada por La Boulange en un puñado de ciudades en los EE. UU., Pero los clientes se quejaron de que lo preferían en rodajas, por lo que el año pasado lanzó nuevas rodajas de pan con La Receta de boulange en alrededor de 3,500 tiendas Starbucks, o un tercio de las 11,500 tiendas en todo el país. Y la cadena de café todavía está comprometida a tener más ubicaciones "nocturnas" en todo el país y, en diciembre pasado, dijo que planea agregar cerveza artesanal y vino, platos pequeños como albóndigas y palomitas de maíz con trufa en casi 3,000 ubicaciones en todo el país antes de que finalice el año fiscal. año 2019.

Mientras tanto, los analistas ven que Starbucks sigue adelante con las opciones que no son de café en sus propias tiendas después de registrar un aumento del 7% en las ventas del segundo trimestre fiscal. "Starbucks definitivamente se ha enfrentado a la perspectiva muy dañina de la saturación del mercado en sus productos principales", dice Andrew Alvarez, analista de la industria del grupo de investigación de la industria IBISWorld.

"Se ha tratado de experimentar con métodos para tratar de capturar parte del mercado de comida rápida o del mercado informal rápido en forma de drive-thrus y opciones de almuerzo y enfocarse en el menú de desayuno", dice Álvarez. “Esto no es necesariamente malo para la empresa. El café es un artículo de alto margen, pero no es lo único que puede atraer a la gente a través de la puerta ".


¿Debería Starbucks seguir vendiendo café?

Puede que sea el momento de devolver la palabra "café" al logotipo de Starbucks.

La compañía, que compró la empresa matriz de La Boulange, Bay Bread LLC en 2012 por $ 100 millones, dijo el martes que cerrará 23 sucursales de la cadena de panaderías La Boulange antes de octubre. "Starbucks ha determinado que las tiendas La Boulange no son sostenibles para el crecimiento a largo plazo de la empresa", dijo, aunque seguirá vendiendo los productos horneados de la marca en las tiendas.

Starbucks Corp. SBUX, + 0,78% también cerrará su tienda de jugos Evolution Fresh con sede en San Francisco que compró esa compañía por $ 30 millones en 2011. "Starbucks parece acercarse a su negocio a veces como tirar espaguetis en una pared y ver qué se pega, ”Dice Melody Overton, fundadora de StarbucksMelody.com, un sitio que realiza un seguimiento del gigante del café.

"Es difícil ser bueno en todas las cosas y la marca debe asegurarse de proteger su competencia principal: el café", dice Julia Gallo-Torres, gerente de categoría de servicios de alimentos para EE. UU. En la firma de investigación Mintel. No siempre es fácil ofrecer la autenticidad de los productos a escala comercial "y los consumidores, especialmente los millennials, se han vuelto cautelosos con las grandes marcas", añade. Por ejemplo, la empresa está eliminando los capuchinos de los menús de algunas tiendas. “Fue difícil para los baristas lograr el equilibrio correcto entre el café y la leche, lo que afectó la consistencia del producto”, dice Gallo-Torres. (Una portavoz de la empresa dice que siempre estarán disponibles "independientemente de que aparezcan en el menú").

Starbucks presentó el "Flat White" en enero, que consiste esencialmente en dos breves tragos de expreso con leche al vapor, con la esperanza de que creara un gran revuelo entre los clientes y los medios de comunicación, lo que dio mucha cobertura al nuevo artículo. "Las personas que buscan una experiencia de café pequeña y una taza de café realmente buena se irán a otro lugar", dice Daniel Mullaney, un entusiasta del café que dirige el nombre de usuario de Twitter @NYCCoffeeGeek. "La clientela típica de Starbucks seguirá lo que espera, que es algo que Starbucks ha hecho muy bien con sus tiendas en todo el mundo: consistencia".

Otro factor que puede haber afectado el éxito de las tiendas La Boulange y ha impulsado la popularidad de los menús de desayuno es el aumento del llamado estilo de vida, como los artículos de menú ricos en proteínas y sin gluten en lugar de los productos horneados, agrega Gallo-Torres. .

"A los consumidores les gusta el desayuno porque es un derroche asequible, y los huevos y el tocino encajan en las dietas centradas en proteínas, lo que explica el éxito de los sándwiches de desayuno", dice. Pero es poco probable que esto disuada a Starbucks de desarrollar su menú de comida: en diciembre, la compañía dijo que la comida estaba impulsando el tráfico hacia las tiendas y dijo que apunta a duplicar sus ingresos en Estados Unidos por productos alimenticios durante los próximos cinco años a más de $ 4 mil millones.

Starbucks ha incursionado en otras áreas antes, e incluso eliminó la palabra "café" del logotipo de la empresa en 2011, con un éxito desigual. Ha vendido libros, DVD y música en tiendas en el pasado y, en marzo, lanzó una controvertida campaña #racetogether pidiendo a los baristas que escribieran “Race Together” (o colocar pegatinas) en los vasos, que terminó una semana después de su comienzo. En un mensaje de video antes de esa campaña, Schulz dice que le dijeron: "Para ser honesto, Howard, este no es un tema que debamos tocar". No escuchó y la campaña fue ridiculizada en las redes sociales: Hasan Minhaj, un comediante, tuiteó: “Antes de que escribieran #RaceTogether en tazas, ¿Starbucks puede simplemente deletrear mi nombre correctamente? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain ”.

Algunos clientes quieren tener la opción de productos horneados en los puntos de venta de Starbucks, y la compañía ha escuchado sus solicitudes. La cadena de café introdujo una nueva receta de pastel de pan en un formato de pan entero en 2013 desarrollada por La Boulange en un puñado de ciudades en los EE. UU., Pero los clientes se quejaron de que lo preferían en rodajas, por lo que el año pasado lanzó nuevas rodajas de pan con La Receta de boulange en alrededor de 3,500 tiendas Starbucks, o un tercio de las 11,500 tiendas en todo el país. Y la cadena de café todavía está comprometida a tener más ubicaciones "nocturnas" en todo el país y, en diciembre pasado, dijo que planea agregar cerveza artesanal y vino, platos pequeños como albóndigas y palomitas de maíz con trufa en casi 3,000 ubicaciones en todo el país antes de que finalice el año fiscal. año 2019.

Mientras tanto, los analistas ven que Starbucks sigue adelante con las opciones que no son de café en sus propias tiendas después de registrar un aumento del 7% en las ventas del segundo trimestre fiscal. "Starbucks definitivamente se ha enfrentado a la perspectiva muy dañina de la saturación del mercado en sus productos principales", dice Andrew Alvarez, analista de la industria del grupo de investigación de la industria IBISWorld.

"Se ha tratado de experimentar con métodos para tratar de capturar parte del mercado de comida rápida o del mercado informal rápido en forma de drive-thrus y opciones de almuerzo y enfocarse en el menú de desayuno", dice Álvarez. “Esto no es necesariamente malo para la empresa. El café es un artículo de alto margen, pero no es lo único que puede atraer a la gente a través de la puerta ".


¿Debería Starbucks seguir vendiendo café?

Puede que sea el momento de devolver la palabra "café" al logotipo de Starbucks.

La compañía, que compró la empresa matriz de La Boulange, Bay Bread LLC en 2012 por $ 100 millones, dijo el martes que cerrará 23 sucursales de la cadena de panaderías La Boulange antes de octubre. "Starbucks ha determinado que las tiendas La Boulange no son sostenibles para el crecimiento a largo plazo de la empresa", dijo, aunque seguirá vendiendo los productos horneados de la marca en las tiendas.

Starbucks Corp. SBUX, + 0,78% también cerrará su tienda de jugos Evolution Fresh con sede en San Francisco que compró esa compañía por $ 30 millones en 2011. "Starbucks parece acercarse a su negocio a veces como tirar espaguetis en una pared y ver qué se pega, ”Dice Melody Overton, fundadora de StarbucksMelody.com, un sitio que realiza un seguimiento del gigante del café.

"Es difícil ser bueno en todas las cosas y la marca debe asegurarse de proteger su competencia principal: el café", dice Julia Gallo-Torres, gerente de categoría de servicios de alimentos para EE. UU. En la firma de investigación Mintel. No siempre es fácil ofrecer la autenticidad de los productos a escala comercial "y los consumidores, especialmente los millennials, se han vuelto cautelosos con las grandes marcas", añade. Por ejemplo, la empresa está eliminando los capuchinos de los menús de algunas tiendas. “Fue difícil para los baristas lograr el equilibrio correcto entre el café y la leche, lo que afectó la consistencia del producto”, dice Gallo-Torres. (Una portavoz de la empresa dice que siempre estarán disponibles "independientemente de si aparecen en el menú").

Starbucks presentó el "Flat White" en enero, que consiste esencialmente en dos breves tragos de expreso con leche al vapor, con la esperanza de que creara un gran revuelo entre los clientes y los medios de comunicación, lo que dio mucha cobertura al nuevo artículo. “Las personas que buscan una experiencia de café pequeña y una taza de café realmente buena se irán a otro lado”, dice Daniel Mullaney, un entusiasta del café que dirige el nombre de usuario de Twitter @NYCCoffeeGeek. "La clientela típica de Starbucks seguirá lo que espera, que es algo que Starbucks ha hecho muy bien con sus tiendas en todo el mundo: consistencia".

Otro factor que puede haber afectado el éxito de las tiendas La Boulange y ha impulsado la popularidad de los menús de desayuno es el aumento del llamado estilo de vida, como los artículos de menú ricos en proteínas y sin gluten en lugar de los productos horneados, agrega Gallo-Torres. .

"A los consumidores les gusta el desayuno porque es un derroche asequible, y los huevos y el tocino encajan en las dietas centradas en proteínas, lo que explica el éxito de los sándwiches de desayuno", dice. Pero es poco probable que esto disuada a Starbucks de desarrollar su menú de comida: en diciembre, la compañía dijo que la comida estaba impulsando el tráfico hacia las tiendas y dijo que apunta a duplicar sus ingresos en Estados Unidos por productos alimenticios durante los próximos cinco años a más de $ 4 mil millones.

Starbucks ha incursionado en otras áreas antes, e incluso eliminó la palabra "café" del logotipo de la empresa en 2011, con un éxito desigual. Ha vendido libros, DVD y música en tiendas en el pasado y, en marzo, lanzó una controvertida campaña #racetogether al pedir a los baristas que escribieran “Race Together” (o colocar pegatinas) en los vasos, que terminó una semana después de su comienzo. En un mensaje de video antes de esa campaña, Schulz dice que le dijeron: "Para ser honesto, Howard, este no es un tema que debamos tocar". No escuchó y la campaña fue ridiculizada en las redes sociales: Hasan Minhaj, un comediante, tuiteó: “Antes de que escribieran #RaceTogether en tazas, ¿Starbucks puede simplemente deletrear mi nombre correctamente? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain ”.

Algunos clientes quieren tener la opción de productos horneados en los puntos de venta de Starbucks, y la compañía ha escuchado sus solicitudes. La cadena de café introdujo una nueva receta de pastel de pan en un formato de pan entero en 2013 desarrollada por La Boulange en un puñado de ciudades de los EE. UU., Pero los clientes se quejaron de que lo preferían en rodajas, por lo que el año pasado lanzó nuevas rodajas de pan con La Receta de boulange en alrededor de 3,500 tiendas Starbucks, o un tercio de las 11,500 tiendas en todo el país. Y la cadena de café todavía está comprometida a tener más ubicaciones "nocturnas" en todo el país y, en diciembre pasado, dijo que planea agregar cerveza artesanal y vino, platos pequeños como albóndigas y palomitas de maíz con trufa en casi 3,000 ubicaciones en todo el país antes de que finalice el año fiscal. año 2019.

Mientras tanto, los analistas ven que Starbucks sigue adelante con las opciones que no son de café en sus propias tiendas después de registrar un aumento del 7% en las ventas del segundo trimestre fiscal. "Starbucks definitivamente se ha enfrentado a la perspectiva muy dañina de la saturación del mercado en sus productos principales", dice Andrew Alvarez, analista de la industria del grupo de investigación de la industria IBISWorld.

"Se ha tratado de experimentar con métodos para tratar de capturar parte del mercado de comida rápida o del mercado informal rápido en forma de drive-thrus y opciones de almuerzo y enfocarse en el menú de desayuno", dice Álvarez. “Esto no es necesariamente malo para la empresa. El café es un artículo de alto margen, pero no es lo único que puede atraer a la gente a través de la puerta ".


¿Debería Starbucks seguir vendiendo café?

Puede que sea el momento de devolver la palabra "café" al logotipo de Starbucks.

La compañía, que compró la empresa matriz de La Boulange, Bay Bread LLC en 2012 por $ 100 millones, dijo el martes que cerrará 23 sucursales de la cadena de panaderías La Boulange antes de octubre. "Starbucks ha determinado que las tiendas La Boulange no son sostenibles para el crecimiento a largo plazo de la empresa", dijo, aunque seguirá vendiendo los productos horneados de la marca en las tiendas.

Starbucks Corp. SBUX, + 0,78% también cerrará su tienda de jugos Evolution Fresh con sede en San Francisco que compró esa compañía por $ 30 millones en 2011. "Starbucks parece enfocarse en sus negocios a veces como tirar espaguetis en una pared y ver qué se pega, ”Dice Melody Overton, fundadora de StarbucksMelody.com, un sitio que realiza un seguimiento del gigante del café.

"Es difícil ser bueno en todas las cosas y la marca debe asegurarse de proteger su competencia principal: el café", dice Julia Gallo-Torres, gerente de categoría de servicios de alimentos para EE. UU. En la firma de investigación Mintel. No siempre es fácil ofrecer la autenticidad de los productos a escala comercial "y los consumidores, especialmente los millennials, se han vuelto cautelosos con las grandes marcas", añade. Por ejemplo, la empresa está eliminando los capuchinos de los menús de algunas tiendas. “Fue difícil para los baristas lograr el equilibrio correcto entre el café y la leche, lo que afectó la consistencia del producto”, dice Gallo-Torres. (Una portavoz de la empresa dice que siempre estarán disponibles "independientemente de si aparecen en el menú").

Starbucks presentó el "Flat White" en enero, que consiste esencialmente en dos breves tragos de expreso con leche al vapor, con la esperanza de que creara un gran revuelo entre los clientes y los medios de comunicación, lo que dio mucha cobertura al nuevo artículo. “Las personas que buscan una experiencia de café pequeña y una taza de café realmente buena se irán a otro lado”, dice Daniel Mullaney, un entusiasta del café que dirige el nombre de usuario de Twitter @NYCCoffeeGeek. "La clientela típica de Starbucks seguirá lo que espera, que es algo que Starbucks ha hecho muy bien con sus tiendas en todo el mundo: consistencia".

Otro factor que puede haber afectado el éxito de las tiendas La Boulange y ha impulsado la popularidad de los menús de desayuno es el aumento del llamado estilo de vida, como los artículos de menú ricos en proteínas y sin gluten en lugar de los productos horneados, agrega Gallo-Torres. .

"A los consumidores les gusta el desayuno porque es un derroche asequible, y los huevos y el tocino encajan en las dietas centradas en proteínas, lo que explica el éxito de los sándwiches de desayuno", dice. Pero es poco probable que esto disuada a Starbucks de desarrollar su menú de comida: en diciembre, la compañía dijo que la comida estaba impulsando el tráfico hacia las tiendas y dijo que apunta a duplicar sus ingresos en Estados Unidos por productos alimenticios durante los próximos cinco años a más de $ 4 mil millones.

Starbucks ha incursionado en otras áreas antes, e incluso eliminó la palabra "café" del logotipo de la empresa en 2011, con un éxito desigual. Ha vendido libros, DVD y música en tiendas en el pasado y, en marzo, lanzó una controvertida campaña #racetogether pidiendo a los baristas que escribieran “Race Together” (o colocar pegatinas) en los vasos, que terminó una semana después de su comienzo. En un mensaje de video antes de esa campaña, Schulz dice que le dijeron: "Para ser honesto, Howard, este no es un tema que debamos tocar". No escuchó y la campaña fue ridiculizada en las redes sociales: Hasan Minhaj, un comediante, tuiteó: “Antes de que escribieran #RaceTogether en tazas, ¿Starbucks puede simplemente deletrear mi nombre correctamente? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain ”.

Algunos clientes quieren tener la opción de productos horneados en los puntos de venta de Starbucks, y la compañía ha escuchado sus solicitudes. La cadena de café introdujo una nueva receta de pastel de pan en un formato de pan entero en 2013 desarrollada por La Boulange en un puñado de ciudades de los EE. UU., Pero los clientes se quejaron de que lo preferían en rodajas, por lo que el año pasado lanzó nuevas rodajas de pan con La Receta de boulange en alrededor de 3,500 tiendas Starbucks, o un tercio de las 11,500 tiendas en todo el país. Y la cadena de café todavía está comprometida a tener más ubicaciones "nocturnas" en todo el país y, en diciembre pasado, dijo que planea agregar cerveza artesanal y vino, platos pequeños como albóndigas y palomitas de maíz con trufa en casi 3,000 ubicaciones en todo el país antes de que finalice el año fiscal. año 2019.

Mientras tanto, los analistas ven que Starbucks sigue adelante con las opciones que no son de café en sus propias tiendas después de registrar un aumento del 7% en las ventas del segundo trimestre fiscal. "Starbucks definitivamente se ha enfrentado a la perspectiva muy dañina de la saturación del mercado en sus productos principales", dice Andrew Alvarez, analista de la industria del grupo de investigación de la industria IBISWorld.

"Se ha tratado de experimentar con métodos para intentar capturar parte del mercado de comida rápida o del mercado informal rápido en forma de drive-thrus y opciones de almuerzo y se enfoca en el menú de desayuno", dice Álvarez. “Esto no es necesariamente malo para la empresa. El café es un artículo de alto margen, pero no es lo único que puede atraer a la gente a través de la puerta ".


¿Debería Starbucks seguir vendiendo café?

Puede que sea el momento de devolver la palabra "café" al logotipo de Starbucks.

La compañía, que compró la empresa matriz de La Boulange, Bay Bread LLC en 2012 por $ 100 millones, dijo el martes que cerrará 23 sucursales de la cadena de panaderías La Boulange antes de octubre. "Starbucks ha determinado que las tiendas La Boulange no son sostenibles para el crecimiento a largo plazo de la empresa", dijo, aunque seguirá vendiendo los productos horneados de la marca en las tiendas.

Starbucks Corp. SBUX, + 0,78% también cerrará su tienda de jugos Evolution Fresh con sede en San Francisco que compró esa compañía por $ 30 millones en 2011. "Starbucks parece acercarse a su negocio a veces como tirar espaguetis en una pared y ver qué se pega, ”Dice Melody Overton, fundadora de StarbucksMelody.com, un sitio que realiza un seguimiento del gigante del café.

"Es difícil ser bueno en todas las cosas y la marca debe asegurarse de proteger su competencia principal: el café", dice Julia Gallo-Torres, gerente de categoría de servicios de alimentos para EE. UU. En la firma de investigación Mintel. No siempre es fácil ofrecer la autenticidad de los productos a escala comercial "y los consumidores, especialmente los millennials, se han vuelto cautelosos con las grandes marcas", añade. Por ejemplo, la empresa está eliminando los capuchinos de los menús de algunas tiendas. “Fue difícil para los baristas lograr el equilibrio correcto entre el café y la leche, lo que afectó la consistencia del producto”, dice Gallo-Torres. (Una portavoz de la empresa dice que siempre estarán disponibles "independientemente de que aparezcan en el menú").

Starbucks presentó el 'Flat White' en enero, que consiste esencialmente en dos breves tragos de expreso con leche al vapor, con la esperanza de que creara un gran revuelo entre los clientes y los medios de comunicación, lo que dio mucha cobertura al nuevo artículo. “Las personas que buscan una experiencia de café pequeña y una taza de café realmente buena se irán a otro lado”, dice Daniel Mullaney, un entusiasta del café que dirige el nombre de usuario de Twitter @NYCCoffeeGeek. "La clientela típica de Starbucks seguirá lo que espera, que es algo que Starbucks ha hecho muy bien con sus tiendas en todo el mundo: consistencia".

Otro factor que puede haber afectado el éxito de las tiendas La Boulange y ha impulsado la popularidad de los menús de desayuno es el aumento del llamado estilo de vida, como los artículos de menú ricos en proteínas y sin gluten en lugar de los productos horneados, agrega Gallo-Torres. .

"A los consumidores les gusta el desayuno porque es un derroche asequible, y los huevos y el tocino encajan en las dietas centradas en proteínas, lo que explica el éxito de los sándwiches de desayuno", dice. Pero es poco probable que esto disuada a Starbucks de desarrollar su menú de comida: en diciembre, la compañía dijo que la comida estaba impulsando el tráfico hacia las tiendas y dijo que apunta a duplicar sus ingresos en Estados Unidos por productos alimenticios durante los próximos cinco años a más de $ 4 mil millones.

Starbucks ha incursionado en otras áreas antes, e incluso eliminó la palabra "café" del logotipo de la empresa en 2011, con un éxito mixto. Ha vendido libros, DVD y música en tiendas en el pasado y, en marzo, lanzó una controvertida campaña #racetogether pidiendo a los baristas que escribieran “Race Together” (o colocar pegatinas) en los vasos, que terminó una semana después de su comienzo. En un mensaje de video antes de esa campaña, Schulz dice que le dijeron: "Para ser honesto, Howard, este no es un tema que debamos tocar". No escuchó y la campaña fue ridiculizada en las redes sociales: Hasan Minhaj, un comediante, tuiteó: “Antes de que escribieran #RaceTogether en tazas, ¿Starbucks puede simplemente deletrear mi nombre correctamente? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain ”.

Algunos clientes quieren tener la opción de productos horneados en los puntos de venta de Starbucks, y la compañía ha escuchado sus solicitudes. La cadena de café introdujo una nueva receta de pastel de pan en un formato de pan entero en 2013 desarrollada por La Boulange en un puñado de ciudades en los EE. UU., Pero los clientes se quejaron de que lo preferían en rodajas, por lo que el año pasado lanzó nuevas rodajas de pan con La Receta de boulange en alrededor de 3,500 tiendas Starbucks, o un tercio de las 11,500 tiendas en todo el país. And the coffee chain is still committed to having more “evening” locations across the country and, last December, said it plans to add craft beer and wine, small plates such as meatballs and truffle popcorn to nearly 3,000 locations nationwide by the end of fiscal year 2019.

In the meantime, analysts see Starbucks pushing ahead with non-coffee options at its own stores after posting a 7% increase in fiscal second-quarter sales. “Starbucks has definitely run up against the very damaging prospect of market saturation in its core products,” says Andrew Alvarez, industry analyst at industry research group IBISWorld.

“It’s tried to experiment with methods to try to capture some of the fast-food market or fast-casual market in the way of drive-thrus and lunch options and focus on the breakfast menu,” Alvarez says. “This isn’t necessarily wrong for the company. Coffee is a high-margin item, but it’s not the only thing that can draw people through the door.”


Should Starbucks stick to selling coffee?

It might be time to bring the word “coffee” back to Starbucks’ logo.

The company, which bought La Boulange parent company Bay Bread LLC in 2012 for $100 million, said Tuesday it will close 23 branches of the La Boulange bakery chain before October. “Starbucks has determined La Boulange stores are not sustainable for the company’s long-term growth,” it said, although it will still sell the brand’s baked goods in stores.

Starbucks Corp. SBUX, +0.78% will also close its San Francisco-based juice store Evolution Fresh it bought that company for $30 million in 2011. “Starbucks seems to approach their business at times like throwing spaghetti on a wall and seeing what sticks,” says Melody Overton, founder of StarbucksMelody.com, a site that keeps track of the coffee giant.

“It’s hard to be good at all things and the brand has to be sure to protect its core competency — coffee,” says Julia Gallo-Torres, U.S. food service category manager at research firm Mintel. It’s not always easy to deliver the authenticity of the products on a commercial scale “and consumers, especially millennials, have become wary of big brands,” she adds. For instance, the company is phasing out cappuccinos from menus in some stores. “It was difficult for baristas to get this coffee and milk balance right, affecting the consistency of the product,” Gallo-Torres says. (A company spokeswoman says they’ll always be available “regardless if they’re listed on the menu.”)

Starbucks introduced the ‘Flat White’ in January, which is essentially two short espresso shots with steamed milk, in the hopes that it would create a stir among customers as well as the media, which did give the new item plenty of coverage. “People who seek a small cafe experience and a really great cup of coffee will go somewhere else,” says Daniel Mullaney, a coffee enthusiast who runs the Twitter handle @NYCCoffeeGeek. “The typical Starbucks clientele will go with what they have come to expect, which is something Starbucks has done very well with their shops across the world — consistency.”

Another factor that may have affected the success of the La Boulange stores and has driven the popularity of breakfast menus is the rise of so-called lifestyle eating such as gluten-free, high-protein menu items rather than baked goods, Gallo-Torres adds.

“Consumers like breakfast because it’s an affordable splurge, and eggs and bacon fit into protein-focused diets, which explains the success of breakfast sandwiches,” she says. But this is unlikely to put Starbucks off developing its food menu: In December, the company said food was driving traffic into stores and said it aims to double its U.S.-based revenue from food products over the next five years to more than $4 billion.

Starbucks has dabbled in other areas before, and even dropped the word “coffee” from the company logo in 2011, with mixed success. It has sold books, DVDs and music in stores in the past and, in March, it launched a controversial #racetogether campaign by asking baristas to write “Race Together” (or place stickers) on cups, which ended a week after it began. In a video message before that campaign, Schulz says he was told, “‘To be honest, Howard, this is not a subject we should touch.” He didn’t listen and the campaign was derided on social media: Hasan Minhaj, a comedian, tweeted: “Before they write #RaceTogether on cups, can Starbucks just spell my name correctly? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain.”

Some customers do want to have the choice of baked goods in Starbucks outlets, and the company has listened to their requests. The coffee chain introduced a new loaf cake recipe in a whole loaf format in 2013 developed by La Boulange to a handful of cities across the U.S., but customers complained that they preferred it sliced, so last year it rolled out new sliced loafs with the La Boulange recipe at around 3,500 Starbucks stores, or one-third of the 11,500 stores nationwide. And the coffee chain is still committed to having more “evening” locations across the country and, last December, said it plans to add craft beer and wine, small plates such as meatballs and truffle popcorn to nearly 3,000 locations nationwide by the end of fiscal year 2019.

In the meantime, analysts see Starbucks pushing ahead with non-coffee options at its own stores after posting a 7% increase in fiscal second-quarter sales. “Starbucks has definitely run up against the very damaging prospect of market saturation in its core products,” says Andrew Alvarez, industry analyst at industry research group IBISWorld.

“It’s tried to experiment with methods to try to capture some of the fast-food market or fast-casual market in the way of drive-thrus and lunch options and focus on the breakfast menu,” Alvarez says. “This isn’t necessarily wrong for the company. Coffee is a high-margin item, but it’s not the only thing that can draw people through the door.”


Should Starbucks stick to selling coffee?

It might be time to bring the word “coffee” back to Starbucks’ logo.

The company, which bought La Boulange parent company Bay Bread LLC in 2012 for $100 million, said Tuesday it will close 23 branches of the La Boulange bakery chain before October. “Starbucks has determined La Boulange stores are not sustainable for the company’s long-term growth,” it said, although it will still sell the brand’s baked goods in stores.

Starbucks Corp. SBUX, +0.78% will also close its San Francisco-based juice store Evolution Fresh it bought that company for $30 million in 2011. “Starbucks seems to approach their business at times like throwing spaghetti on a wall and seeing what sticks,” says Melody Overton, founder of StarbucksMelody.com, a site that keeps track of the coffee giant.

“It’s hard to be good at all things and the brand has to be sure to protect its core competency — coffee,” says Julia Gallo-Torres, U.S. food service category manager at research firm Mintel. It’s not always easy to deliver the authenticity of the products on a commercial scale “and consumers, especially millennials, have become wary of big brands,” she adds. For instance, the company is phasing out cappuccinos from menus in some stores. “It was difficult for baristas to get this coffee and milk balance right, affecting the consistency of the product,” Gallo-Torres says. (A company spokeswoman says they’ll always be available “regardless if they’re listed on the menu.”)

Starbucks introduced the ‘Flat White’ in January, which is essentially two short espresso shots with steamed milk, in the hopes that it would create a stir among customers as well as the media, which did give the new item plenty of coverage. “People who seek a small cafe experience and a really great cup of coffee will go somewhere else,” says Daniel Mullaney, a coffee enthusiast who runs the Twitter handle @NYCCoffeeGeek. “The typical Starbucks clientele will go with what they have come to expect, which is something Starbucks has done very well with their shops across the world — consistency.”

Another factor that may have affected the success of the La Boulange stores and has driven the popularity of breakfast menus is the rise of so-called lifestyle eating such as gluten-free, high-protein menu items rather than baked goods, Gallo-Torres adds.

“Consumers like breakfast because it’s an affordable splurge, and eggs and bacon fit into protein-focused diets, which explains the success of breakfast sandwiches,” she says. But this is unlikely to put Starbucks off developing its food menu: In December, the company said food was driving traffic into stores and said it aims to double its U.S.-based revenue from food products over the next five years to more than $4 billion.

Starbucks has dabbled in other areas before, and even dropped the word “coffee” from the company logo in 2011, with mixed success. It has sold books, DVDs and music in stores in the past and, in March, it launched a controversial #racetogether campaign by asking baristas to write “Race Together” (or place stickers) on cups, which ended a week after it began. In a video message before that campaign, Schulz says he was told, “‘To be honest, Howard, this is not a subject we should touch.” He didn’t listen and the campaign was derided on social media: Hasan Minhaj, a comedian, tweeted: “Before they write #RaceTogether on cups, can Starbucks just spell my name correctly? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain.”

Some customers do want to have the choice of baked goods in Starbucks outlets, and the company has listened to their requests. The coffee chain introduced a new loaf cake recipe in a whole loaf format in 2013 developed by La Boulange to a handful of cities across the U.S., but customers complained that they preferred it sliced, so last year it rolled out new sliced loafs with the La Boulange recipe at around 3,500 Starbucks stores, or one-third of the 11,500 stores nationwide. And the coffee chain is still committed to having more “evening” locations across the country and, last December, said it plans to add craft beer and wine, small plates such as meatballs and truffle popcorn to nearly 3,000 locations nationwide by the end of fiscal year 2019.

In the meantime, analysts see Starbucks pushing ahead with non-coffee options at its own stores after posting a 7% increase in fiscal second-quarter sales. “Starbucks has definitely run up against the very damaging prospect of market saturation in its core products,” says Andrew Alvarez, industry analyst at industry research group IBISWorld.

“It’s tried to experiment with methods to try to capture some of the fast-food market or fast-casual market in the way of drive-thrus and lunch options and focus on the breakfast menu,” Alvarez says. “This isn’t necessarily wrong for the company. Coffee is a high-margin item, but it’s not the only thing that can draw people through the door.”


Should Starbucks stick to selling coffee?

It might be time to bring the word “coffee” back to Starbucks’ logo.

The company, which bought La Boulange parent company Bay Bread LLC in 2012 for $100 million, said Tuesday it will close 23 branches of the La Boulange bakery chain before October. “Starbucks has determined La Boulange stores are not sustainable for the company’s long-term growth,” it said, although it will still sell the brand’s baked goods in stores.

Starbucks Corp. SBUX, +0.78% will also close its San Francisco-based juice store Evolution Fresh it bought that company for $30 million in 2011. “Starbucks seems to approach their business at times like throwing spaghetti on a wall and seeing what sticks,” says Melody Overton, founder of StarbucksMelody.com, a site that keeps track of the coffee giant.

“It’s hard to be good at all things and the brand has to be sure to protect its core competency — coffee,” says Julia Gallo-Torres, U.S. food service category manager at research firm Mintel. It’s not always easy to deliver the authenticity of the products on a commercial scale “and consumers, especially millennials, have become wary of big brands,” she adds. For instance, the company is phasing out cappuccinos from menus in some stores. “It was difficult for baristas to get this coffee and milk balance right, affecting the consistency of the product,” Gallo-Torres says. (A company spokeswoman says they’ll always be available “regardless if they’re listed on the menu.”)

Starbucks introduced the ‘Flat White’ in January, which is essentially two short espresso shots with steamed milk, in the hopes that it would create a stir among customers as well as the media, which did give the new item plenty of coverage. “People who seek a small cafe experience and a really great cup of coffee will go somewhere else,” says Daniel Mullaney, a coffee enthusiast who runs the Twitter handle @NYCCoffeeGeek. “The typical Starbucks clientele will go with what they have come to expect, which is something Starbucks has done very well with their shops across the world — consistency.”

Another factor that may have affected the success of the La Boulange stores and has driven the popularity of breakfast menus is the rise of so-called lifestyle eating such as gluten-free, high-protein menu items rather than baked goods, Gallo-Torres adds.

“Consumers like breakfast because it’s an affordable splurge, and eggs and bacon fit into protein-focused diets, which explains the success of breakfast sandwiches,” she says. But this is unlikely to put Starbucks off developing its food menu: In December, the company said food was driving traffic into stores and said it aims to double its U.S.-based revenue from food products over the next five years to more than $4 billion.

Starbucks has dabbled in other areas before, and even dropped the word “coffee” from the company logo in 2011, with mixed success. It has sold books, DVDs and music in stores in the past and, in March, it launched a controversial #racetogether campaign by asking baristas to write “Race Together” (or place stickers) on cups, which ended a week after it began. In a video message before that campaign, Schulz says he was told, “‘To be honest, Howard, this is not a subject we should touch.” He didn’t listen and the campaign was derided on social media: Hasan Minhaj, a comedian, tweeted: “Before they write #RaceTogether on cups, can Starbucks just spell my name correctly? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain.”

Some customers do want to have the choice of baked goods in Starbucks outlets, and the company has listened to their requests. The coffee chain introduced a new loaf cake recipe in a whole loaf format in 2013 developed by La Boulange to a handful of cities across the U.S., but customers complained that they preferred it sliced, so last year it rolled out new sliced loafs with the La Boulange recipe at around 3,500 Starbucks stores, or one-third of the 11,500 stores nationwide. And the coffee chain is still committed to having more “evening” locations across the country and, last December, said it plans to add craft beer and wine, small plates such as meatballs and truffle popcorn to nearly 3,000 locations nationwide by the end of fiscal year 2019.

In the meantime, analysts see Starbucks pushing ahead with non-coffee options at its own stores after posting a 7% increase in fiscal second-quarter sales. “Starbucks has definitely run up against the very damaging prospect of market saturation in its core products,” says Andrew Alvarez, industry analyst at industry research group IBISWorld.

“It’s tried to experiment with methods to try to capture some of the fast-food market or fast-casual market in the way of drive-thrus and lunch options and focus on the breakfast menu,” Alvarez says. “This isn’t necessarily wrong for the company. Coffee is a high-margin item, but it’s not the only thing that can draw people through the door.”


Should Starbucks stick to selling coffee?

It might be time to bring the word “coffee” back to Starbucks’ logo.

The company, which bought La Boulange parent company Bay Bread LLC in 2012 for $100 million, said Tuesday it will close 23 branches of the La Boulange bakery chain before October. “Starbucks has determined La Boulange stores are not sustainable for the company’s long-term growth,” it said, although it will still sell the brand’s baked goods in stores.

Starbucks Corp. SBUX, +0.78% will also close its San Francisco-based juice store Evolution Fresh it bought that company for $30 million in 2011. “Starbucks seems to approach their business at times like throwing spaghetti on a wall and seeing what sticks,” says Melody Overton, founder of StarbucksMelody.com, a site that keeps track of the coffee giant.

“It’s hard to be good at all things and the brand has to be sure to protect its core competency — coffee,” says Julia Gallo-Torres, U.S. food service category manager at research firm Mintel. It’s not always easy to deliver the authenticity of the products on a commercial scale “and consumers, especially millennials, have become wary of big brands,” she adds. For instance, the company is phasing out cappuccinos from menus in some stores. “It was difficult for baristas to get this coffee and milk balance right, affecting the consistency of the product,” Gallo-Torres says. (A company spokeswoman says they’ll always be available “regardless if they’re listed on the menu.”)

Starbucks introduced the ‘Flat White’ in January, which is essentially two short espresso shots with steamed milk, in the hopes that it would create a stir among customers as well as the media, which did give the new item plenty of coverage. “People who seek a small cafe experience and a really great cup of coffee will go somewhere else,” says Daniel Mullaney, a coffee enthusiast who runs the Twitter handle @NYCCoffeeGeek. “The typical Starbucks clientele will go with what they have come to expect, which is something Starbucks has done very well with their shops across the world — consistency.”

Another factor that may have affected the success of the La Boulange stores and has driven the popularity of breakfast menus is the rise of so-called lifestyle eating such as gluten-free, high-protein menu items rather than baked goods, Gallo-Torres adds.

“Consumers like breakfast because it’s an affordable splurge, and eggs and bacon fit into protein-focused diets, which explains the success of breakfast sandwiches,” she says. But this is unlikely to put Starbucks off developing its food menu: In December, the company said food was driving traffic into stores and said it aims to double its U.S.-based revenue from food products over the next five years to more than $4 billion.

Starbucks has dabbled in other areas before, and even dropped the word “coffee” from the company logo in 2011, with mixed success. It has sold books, DVDs and music in stores in the past and, in March, it launched a controversial #racetogether campaign by asking baristas to write “Race Together” (or place stickers) on cups, which ended a week after it began. In a video message before that campaign, Schulz says he was told, “‘To be honest, Howard, this is not a subject we should touch.” He didn’t listen and the campaign was derided on social media: Hasan Minhaj, a comedian, tweeted: “Before they write #RaceTogether on cups, can Starbucks just spell my name correctly? #SahanMinha #HansonMinaja #SaddamHussain.”

Some customers do want to have the choice of baked goods in Starbucks outlets, and the company has listened to their requests. The coffee chain introduced a new loaf cake recipe in a whole loaf format in 2013 developed by La Boulange to a handful of cities across the U.S., but customers complained that they preferred it sliced, so last year it rolled out new sliced loafs with the La Boulange recipe at around 3,500 Starbucks stores, or one-third of the 11,500 stores nationwide. And the coffee chain is still committed to having more “evening” locations across the country and, last December, said it plans to add craft beer and wine, small plates such as meatballs and truffle popcorn to nearly 3,000 locations nationwide by the end of fiscal year 2019.

In the meantime, analysts see Starbucks pushing ahead with non-coffee options at its own stores after posting a 7% increase in fiscal second-quarter sales. “Starbucks has definitely run up against the very damaging prospect of market saturation in its core products,” says Andrew Alvarez, industry analyst at industry research group IBISWorld.

“It’s tried to experiment with methods to try to capture some of the fast-food market or fast-casual market in the way of drive-thrus and lunch options and focus on the breakfast menu,” Alvarez says. “This isn’t necessarily wrong for the company. Coffee is a high-margin item, but it’s not the only thing that can draw people through the door.”


Ver el vídeo: Alfredo Thorne: Este año el precio del dólar estaría cerrando en S. (Diciembre 2021).