Nuevas recetas

4000 pubs en el Reino Unido 'cerrarán' el próximo año

4000 pubs en el Reino Unido 'cerrarán' el próximo año

En su edición de 2014, la nota del editor de 'The Good Pub Guide' generó controversia al predecir el cierre de miles de pubs que no se ajustaban a los estándares de los pubs de hoy en día.

Si está planeando un recorrido de pub masivo en todo el Reino Unido el próximo año, es posible que desee verificar sus planes de viaje muy de cerca: una guía de la industria de los mejores pubs del Reino Unido dice que entre ahora y el próximo año, más de 4.000 de ellos cerrarán.

¿Es una evaluación demasiado dura? La buena guía de pubs piensa que no, según The Drinks Business. En su edición de 2014, la nota del editor generó controversia al predecir el cierre de miles de pubs que no se ajustaban a los estándares de los pubs de hoy en día. De la introducción:

"En los próximos 12 meses, entre 2500 y 4000 pubs cerrarán. Esto suena terrible y, por supuesto, es una mala noticia para su personal y sus clientes habituales.

"Pero estos son pubs en la parte inferior del orden jerárquico, los pubs malos, que todavía se comportan como si estuviéramos estancados en la década de 1980, felices con comida, bebida, servicio y entorno indiferentes. Ya es hora de que cierren sus puertas".

Un propietario incluso comparó el cierre de estos pubs agitados como "leones que se llevan a los más lentos de la manada", ¡ay! Por supuesto, las predicciones han irritado a otros en el negocio de los pubs y han cuestionado de dónde provienen las estadísticas. "El informe no identifica las causas fundamentales de por qué estos bares que sobrevivieron a la depresión y la guerra se han visto privados de inversiones", dijo Steve Kemp, funcionario político del sindicato GMB en respuesta. Otros hicieron hincapié en salvar estos pubs bajo la Ley de Localismo, que permite a los miembros de la comunidad intervenir y salvar sus pubs locales favoritos.

En otras noticias de pub (más felices), la misma publicación también nombró a su "Pub del año", La sucursal de Oilve en Clipsham, Rutland. Suponemos que es un pub que no irá a ninguna parte pronto.


Una de cada cinco oficinas de correos del Reino Unido podría cerrar el próximo año, según una encuesta

Más de una de cada cinco oficinas de correos podría desaparecer en los próximos 12 meses, ya que los administradores de correos, que a menudo trabajan por cuenta propia, luchan por ganarse la vida en medio de salarios más bajos y la caída de la demanda de los clientes.

Una encuesta de 1,000 trabajadores de oficinas de correos realizada por la Federación Nacional de Subposteros (NFSP) encontró que el 22% planea cerrar, ceder su negocio o reducir su tamaño durante el próximo año ya que no tienen vacaciones y aceptan trabajos adicionales para llegar a fin de mes. .

Hay alrededor de 11.500 oficinas de correos en el Reino Unido, que se han reducido casi a la mitad en los últimos 30 años. Los principales minoristas como WHSmith y Ryman cuentan con mostradores de correos en algunas de sus tiendas, pero la mayoría de los administradores de correos son propietarios de pequeñas empresas autónomas, que a menudo operan una oficina de correos del vecindario dentro de una tienda.

Los administradores de correos no están satisfechos con la cantidad que les paga la Oficina de Correos por las transacciones individuales que procesan, y aproximadamente tres cuartas partes (76%) de los encuestados dijeron que ganaban menos del salario mínimo nacional por hora por el trabajo que realizan.

Sus mayores preocupaciones incluyen la caída de los ingresos y los costos más altos, las bajas tasas de transacción para los servicios bancarios, más clientes que usan los servicios de Royal Mail directamente a través de Internet y menos que usan una cuenta de tarjeta de la oficina postal.

Calum Greenhow, director ejecutivo del NFSP, él mismo un subpostmaster durante 23 años, dijo que era fácil entender por qué tantos querían renunciar a él.

“Podemos ver lo fácil que sería para los subadministradores perder la fe y sentirse privados de sus derechos, sentir que el sistema está trabajando en su contra. Para muchos de ustedes, sus pies van a hablar ”, dijo.

Aquellos que participaron en la encuesta han estado manejando mostradores de correos durante un promedio de 12 años, y el 61% dijo que están ganando menos hoy que cuando comenzaron. Como operadores de pequeñas empresas, están luchando con algunos de los mismos desafíos que enfrentan los minoristas de la calle principal, incluido el cambio a Internet.

Andy Furey, funcionario nacional del Sindicato de Trabajadores de la Comunicación, que representa a unos 500 administradores de correos, dijo que más comunidades locales perderían sus oficinas de correos en un momento en que los miembros más vulnerables de la sociedad ya estaban sufriendo el cierre de sucursales bancarias importantes.

Dijo: “Esta es una bomba de tiempo. Los administradores de correos están devolviendo las llaves porque no pueden ganarse la vida. El modelo operativo es que simplemente no se les paga lo suficiente y muchos dicen que no pueden llegar a fin de mes.

“La Oficina de Correos y NFSP se están convirtiendo en sonámbulos en una pesadilla. Los administradores de correos han sido decepcionados seriamente aquí, y muchos trabajan por menos del salario mínimo nacional por hora ".

Muchos de los que operan sucursales locales están luchando para llegar a fin de mes, según la encuesta, y uno de cada tres no tomó un solo día festivo el año pasado, mientras que uno de cada cinco dijo que ellos, o su pareja, se habían visto obligados a aceptar otro trabajo para pagar las facturas.

Greenhow dijo que la federación trabajaría para mejorar el salario y las condiciones de sus miembros y desafiaría a la Oficina de Correos a asegurar un mejor trato.

El mes pasado, el NFSP fue criticado por un juez de un tribunal superior que dijo que no era independiente de la oficina de correos, "ni parece poner los intereses de sus miembros por encima de sus propios intereses comerciales separados".

Los comentarios se hicieron como parte de un juicio en un caso en el que más de 550 ex directores de correos están involucrados en una acción grupal contra la Oficina de Correos por un sistema de TI que, según los trabajadores, provocó que algunos de ellos fueran acusados ​​erróneamente de robo y contabilidad falsa.


Las ventas de cerveza de pub colapsan en medio del cierre, según muestran las cifras

Las ventas de cerveza de pub colapsaron en un 40% en marzo en comparación con hace un año y serán cero en abril, lo que destaca el impacto devastador del cierre, según muestran las nuevas cifras.

La British Beer & Pub Association (BBPA) dijo que los pubs fueron el primer sector afectado por la crisis de Covid-19 después de que el Gobierno les ordenó cerrar.

La caída en las ventas de los pubs muestra el "impacto al borde del precipicio" del consejo del primer ministro de evitar los pubs, seguido de la orden de cerrarlos, dijo el organismo comercial.

Acogió con satisfacción el apoyo financiero del Gobierno para ayudar a los pubs, pero advirtió que existían "importantes lagunas" que debían subsanarse.

Una mujer pasa junto a un pub tapiado en el norte de Londres (Dominic Lipinski / PA)

La BBPA dijo que a 10,000 de los 47,000 pubs del Reino Unido no se les ha ofrecido ninguna subvención del gobierno, porque tienen un valor tasable por encima del umbral arbitrario de £ 51,000, lo que deja a algunos frente al cierre permanente.

Emma McClarkin, directora ejecutiva de BBPA dijo: “Estas cifras crudas revelan cómo el cierre está teniendo un impacto devastador en nuestros pubs.

“El impacto del borde del acantilado en nuestro sector en marzo, cuando se le dijo a la gente que dejara de ir al pub y luego se cerraron los pubs, es evidente.

“En abril, las ventas de cerveza para pubs serán cero.

Pancartas caseras en apoyo del NHS y trabajadores clave se cuelgan fuera del pub Dragonfly en Basingstoke (Andrew Matthews / PA)

“Esto está devastando nuestro sector, que todavía tiene enormes costos fijos que cubrir, muy por encima de los ingresos por ventas y el apoyo financiero que están recibiendo del gobierno en este momento.

“Los pubs locales son el corazón de nuestras comunidades.

“Son vitales social, cultural y económicamente.

“Sin más apoyo, particularmente para los 10,000 pubs que no reciben ninguna subvención, muchos pubs en todo el Reino Unido están en peligro real de perderse para siempre.

“Cuando termine esta crisis, el primer lugar que muchos querrán visitar con sus amigos, familiares y vecinos es el pub local.


El dueño de Slug & amp Lettuce en un pub de £ 3 mil millones aumenta los temores por el tradicional bebedor británico

Se han suscitado temores de que se ha agotado el tiempo de la bebida tradicional británica después de que el gigante de las adquisiciones, TDR Capital, invirtiera 3.000 millones de libras en la propiedad de bares más grande del país.

Ei, anteriormente llamada Enterprise Inns y con 4.000 pubs, llegó a un acuerdo con el propietario de Slug and Lettuce, Stonegate, el grupo de cadenas de bares de marca que TDR lanzó en 2010.

La adquisición valora las acciones de Ei, que cotizan en la bolsa de valores de Londres, a 285 peniques cada una, una prima de 38% a su precio previo a la licitación.

Mientras que algunos accionistas de Ei obtienen un retorno de más de diez veces sobre su inversión, los activistas advirtieron que el acuerdo era el último capítulo en la reducción de los abrevaderos tradicionales del país.

Podría llevar al cierre de muchos pubs y al final del modelo de negocio de arrendatarios centenario, dijeron.

Mientras tanto, surgieron temores de que los pubs pronto se concentrarían en un pequeño puñado de empresas de pubs.

Stonegate dijo que sus abogados escribirán a las autoridades de competencia para solicitar permiso para el trato.

En la ciudad, los analistas dijeron que si la Autoridad de Competencia y Mercados daba luz verde a la adquisición, podría disparar el pistoletazo de salida a una serie de nuevos acuerdos en el sector.

Los gustos de Greene King y Mitchells & amp Butlers tienen un "precio atractivo", dijeron analistas de Citi. "Veríamos otras empresas de pub del Reino Unido que cotizan en bolsa como potencialmente vulnerables a enfoques similares".

El diputado laborista Adrian Bailey, ex presidente del Comité de Negocios, Innovación y Habilidades, dijo: "Las tradiciones comunitarias de muchos pubs están amenazadas".

Ben Wilkinson, director nacional de la organización de cerveza tradicional Camra, dijo que “un cambio tan significativo creará ansiedad” entre los taberneros.

Frente al aumento de los costos, un régimen de tarifas comerciales punitivo y la débil confianza del consumidor, los pubs continúan cerrando a un ritmo alarmante. Una investigación reciente encontró que alrededor de 14 cierran cada semana.

El director ejecutivo de S tonegate, Simon Longbottom, rechazó el sentimiento negativo: "Esta es una gran noticia para los pubs locales".

La finca de los posibles nuevos propietarios asciende a 765 pubs y bares que están completamente administrados en lugar de alquilados.

Longbottom, quien asumirá el cargo de jefe de la empresa ampliada, se comprometió a continuar con la estrategia de Ei de invertir en su patrimonio de más de 4.000 pubs.

Admitió que habrá "cierta superposición", lo que significa que es posible que algunos pubs deban cerrarse. Sin embargo, agregó: “Nuestra experiencia es sobre inversión… cerrar bares no es lo que hacemos. Todos los arrendadores e inquilinos de Ei tienen protección ”, dijo Longbottom.

Simon Townsend, quien dejará el cargo de director ejecutivo de Ei una vez que se complete el acuerdo, dijo: "A pesar de lo que estamos diciendo hoy, la estrategia no ha cambiado".

Toby Perkins MP, presidente de All Party Pub Group, dijo: “Habrá un gran interés en la noticia de que Stonegate ha adquirido EI. Si esto indica un deseo de invertir en la propiedad y apoyar a los inquilinos que son una característica tan vital de la escena de los pubs del Reino Unido, entonces estoy seguro de que todos desearán lo mejor a Stonegate ".

Sin embargo, Dave Mountford, de la Confederación Británica de Pubs, dijo: “Muchos de los Pubs, adquiridos por Stonegate no se ajustarán a su modelo de negocio y, por lo tanto, esta adquisición, sin duda, verá un nuevo tramo de ventas de pubs, potencialmente para el desarrollo futuro, como el aparentemente nunca terminó la compra y venta del patrimonio de nuestra nación continúa ”.

El Sr. Bailey dijo: “Creo que esto es realmente bastante serio. Tienes dos operadores masivos dominando el mercado. Su modelo de negocio básico que no fomenta el tipo de diversidad y variedad ".

Ei se formó en 1991 y se expandió mediante adquisiciones para convertirse en el mayor operador de pubs. Ha luchado por pagar enormes deudas, que ascienden a £ 1.7 mil millones.

S tonegate se formó después de la crisis crediticia, comprando 333 pubs Mitchells & amp Butlers en 2010. El sector ha experimentado una consolidación significativa en los últimos años. El gigante holandés Heineken compró Punch Taverns en diciembre de 2016, poniendo a 3.350 pubs bajo su control, mientras que Greene King compró Spirit Pub Company en junio de 2015 en un acuerdo de £ 774 millones.


Cierres de pub irlandeses: la lenta muerte del bar local

“Había nueve pubs en esta calle al mismo tiempo. Luego bajó a uno. Ahora ha vuelto a subir a cuatro ".

Patrick O'Kelly está parado en la calle fuera del pub que ha pertenecido a su familia durante 75 años, el Silver Dollar en Newcastle West, Co Limerick. Camina por Lower Maiden Street, señalando las unidades que solían ser el hogar de un taller de reparación de bicicletas, una tienda de ropa, una librería y una panadería. La mayoría de ellos ahora están vacíos. Luego están los antiguos pubs.

"Eso era de O'Gorman, todo ese edificio de allí".

Señala el Forge Inn que reabrió hace unos cuatro años. "Se ha cerrado y vuelto a abrir algunas veces".

Y luego hay una boutique de ropa que solía ser un pub, Greta Crimmins.

Y Ned Kelly está calle arriba. Eso también se ha reabierto. Esto de aquí era de Ted Danaher ".

Se detiene y los cuenta. Al final contamos nueve pubs en la calle, incluido uno en la esquina. Cuatro de ellos siguen abiertos o han reabierto los otros cinco están cerrados.

Las cifras publicadas recientemente por el Grupo de la Industria de Bebidas de Irlanda (Digi) revelaron que el número de licencias de pub de siete días a nivel nacional disminuyó de 8.617 en 2005 a 7.072 en 2018, una disminución de casi el 18 por ciento o 1.545 pubs. No se sabe cuántas de esas licencias fueron compradas por los supermercados para convertirlas en licencias sin licencia.

Los cierres de pubs en Dublín tienden a aparecer en los titulares, pero este descenso fue casi exclusivamente un fenómeno rural. El número de pubs en Dublín fue de 786 en 2005 y de 776 en 2018.

Y aunque bebemos menos de lo que bebíamos en 2005, cuando nuestro consumo de alcohol per cápita rondaba los 13 litros de alcohol puro en 2018, ahorramos 11 litros por persona, no gastamos menos en bebida.

El valor del mercado del alcohol aumentó en un 3,2 por ciento a 7.500 millones de euros en 2018 con respecto al año anterior; 2.600 millones de esa cifra corresponden a impuestos especiales e IVA. Simplemente no gastamos tanto en pubs. El volumen de consumo de alcohol fuera de la licencia representa ahora alrededor del 61 por ciento del consumo de alcohol, mientras que las ventas de bares cayeron un 1,3 por ciento en 2018.

En medio del panorama sombrío para los publicanos rurales, Limerick ha experimentado más cierres que cualquier otro condado. Casi el 28 por ciento de sus pubs cerraron sus puertas durante ese período de 13 años. Si retrocede aún más, la caída comienza a parecerse más a un acantilado.

“Mi madre dirá que cuando ella crecía aquí había 56 pubs en Newcastle West. Cuando era niño, en la década de 1990, había 27. Ahora hay 11 pubs en la ciudad, lo que es una copia de seguridad de hace unos años ”, dice O'Kelly.

¿Seguramente menos competencia es una buena noticia para los publicanos que sobreviven?

En realidad no, dice. Un zumbido crea un zumbido. “Cuando éramos el único pub en la calle, la caminata desde la plaza era terriblemente larga, y la plaza era donde estaban todos los pubs. Éramos un pueblo por nuestra cuenta aquí ".

Paddy Keogh dirige el Central Bar en Bridge Street. Le digo que estoy aquí para escribir sobre lo que está sucediendo en el negocio de los bares.

"No quieres preguntarme", dice, pero luego me lo dice de todos modos. "En resumen: el comercio de los pubs se ha ido".

Menciona otros dos pubs de la ciudad, buenos locales, dice, que han cerrado con un cartel de alquiler en el exterior. "Hace ocho o 10 años, estarían cerrados un mes y los habrían comprado".

Los pubs se han visto afectados por la prohibición de fumar, las tasas comparativamente altas de impuestos especiales sobre el alcohol, el aumento de los costos de los seguros, las ventas de alcohol barato en los supermercados tras la abolición de la Orden de Comestibles en 2006 y un aumento del IVA en 2018.

Sin embargo, Keogh dice que "conducir bajo los efectos del alcohol a la mañana siguiente" fue el último clavo en el ataúd. “Cuando trajeron eso, mataron los domingos por la noche. Podrías cerrar ahora a las 10 en punto el domingo por la noche ".

Culpa a los políticos de Dublín. “No se dan cuenta del impacto. Arriba en Dublín es grandioso: simplemente te subes a un autobús, te subes a un taxi, a un tranvía o a un Luas [para llegar a casa]. Aquí abajo no estás saltando sobre nada. Y si trabaja a la mañana siguiente nueve de cada diez veces que trabaja fuera de Newcastle West, no está trabajando en Newcastle West ".

En ese caso, dice, la gente está aterrorizada de encontrarse por encima del límite por la mañana después de unas copas la noche anterior.

A O'Kelly ni siquiera le gusta hablar de los controles matutinos. “Cuanto más se dice, más miedo tiene la gente. Es posible que solo analicen la respiración a tres personas. Pero todos se enterarán. Todos los Tom, Dick y Harry dirán que hay un puesto de control en la misma calle ".

Keogh está de acuerdo. “Podrían quemar todos los alcoholímetros del país ahora porque tienen el daño hecho. Si nunca más embolsaran a alguien aquí en la ciudad, no importaría ".

Me pregunto si alguna vez pensaron en armar un minibús. O'Kelly dice que él se ha ofrecido personalmente a recoger a un grupo de clientes en su automóvil y llevarlos a casa después de una noche de fiesta. "Pero no funcionó porque uno quería entrar a las 9:30 p. M. Y otro no quería irse hasta las 10".

Keogh dice que no resolverá el problema ahora de todos modos a menos que pueda llevarlos a todos al trabajo también a la mañana siguiente.

LA ABRAZADERA EN La conducción a la mañana siguiente es un fenómeno relativamente reciente, que se remonta a la Navidad pasada. Sin embargo, las luchas de la industria de los pubs rurales no lo son.

A diferencia de otras ciudades y pueblos rurales, la historia de Newcastle West generalmente no es una historia de decadencia.

“A la ciudad en sí no le está yendo tan mal. Hay mucha industria aquí: está Pallas Foods, está Ballygowan, está la compañía de plomería Rettig Myson ", dice O'Kelly, detrás de la barra del Silver Dollar. También existe Filtertek a nivel local y empleadores con sede en Limerick como Regeneron, que emplea a unas 800 personas.

Entonces, si hay dinero de nuevo, ¿por qué los pubs están en problemas?

“Las personas mayores no vienen porque las leyes de conducción bajo los efectos del alcohol las desaniman. Los más pequeños beben en casa y es posible que salgan algún fin de semana. Y los de mediana edad tienen niñeras y todo eso de qué preocuparse. Para que tampoco puedan salir demasiado ", dice O'Kelly.

"Tenemos algunos hoy. Pero hay días en los que es posible que no consigas a nadie. Estarías aquí fregando pisos y lo que sea ".

Relacionado

Luego, dice O'Kelly, está el costo creciente de hacer negocios. Enumera algunos de estos.

"Tienes Sky. Es un costo enorme. Me cuesta 920 euros al mes. Eso se basa en mi licencia. Plus BT Sports cuesta 500 € al mes. Ahora tienes tu Eir también, eso son 150 €. Entonces las tasas son enormes. Pago 3.600 € al año. Y tienes ESB, que cuesta 550 € durante unas seis semanas ".

Pero el mayor problema de todos, dice, es el desafío de tratar de competir con los supermercados que han podido vender alcohol como líderes en pérdidas desde que entró en vigor la Orden de Comestibles en 2006.

Puedes conseguir una botella de vodka por 19 € en un supermercado, dice O'Kelly. O el de Bailey por 14 €. Próximamente para un feriado bancario, mire los anuncios en los periódicos. Para ser justos, puede abastecer cualquier pub con los precios que están cobrando. Estuvimos a punto de bajar y abastecernos, solo que quedaría muy mal ", se ríe.

¿Cuándo fue la última vez que tuvo un día libre? O'Kelly tiene que pensar en esto durante un largo momento. Sugiero que debe haber estado libre el día anterior cuando su hija, Geri Mai, representó a Limerick en la final de camuflaje juvenil.

“No, aparecí ayer y tomé unas pintas, y estaba surtiendo estantes y eso. ¿Último día libre? Todo el día libre ”, se rasca la cabeza mientras piensa en esto.

“Fui a esquiar en enero durante una semana”, dice finalmente. “Ese es el último día libre completo. Pero si sigue así, tendré mucho tiempo libre ".

Solo está bromeando a medias. "Estamos bien. Estamos bien. Trabajo duro. Mi barman trabaja duro. Pero hay pubs en esta ciudad y uno se pregunta cómo siguen funcionando ".

BRIAN FOLEY DEL La Federación de Vinateros de Irlanda (VFI) dice que "los fuertes cierres ocurrieron hace 10 años después de la recesión". El VFI no ha visto una disminución en su membresía en los últimos años, que se mantiene estable en alrededor de 4,000 miembros. Sin embargo, cree que más pubs rurales podrían estar llegando al final del camino.

“Lógicamente, más pubs cerrarán en los próximos cinco años. Hay más competencia por el gasto discrecional de las personas. Hay partes del país que todavía están "superpobladas". He estado en pueblos que tienen cuatro o cinco pubs, y puedes estar en la esquina de una calle y no ver pasar un automóvil durante horas ".

Algunos de esos pubs cerrarán cuando sus dueños se jubilen. "Hay una generación de taberneros que tienen más de 70 años y que no pasarán el pub a la siguiente generación".

Entonces, ¿deberíamos estar de luto por el declive del pub rural o simplemente considerarlo como parte del orden natural de las cosas: un producto de la despoblación rural, la migración hacia las ciudades, el cambio de hábitos de consumo y el cambio de estilo de vida de los propios publicanos?

"Hay una visión de Dublín de esto y una visión rural de esto", dice Foley. "Es un tema con más matices de los que a veces se encuentran en Dublín".

Tomemos la legislación sobre conducción bajo los efectos del alcohol, dice. El aumento de los puntos de control, especialmente a primera hora de la mañana, fue "una solución de Dublín que no afectará a la gente de Dublín".

“Tuvimos muchachos que nos llamaron diciendo que tenían 17 puntos de control en un mes calendario en su área. En Dublín teníamos un superpunto de control en la M50. El límite es el límite, y no se puede superar el límite, pero ¿son los puntos de control una respuesta proporcionada al problema? "

Foley vive en Dublín y “no tuvo ningún impacto en mi vida porque si quiero salir tengo el Dart, el Luas, el servicio de autobús, taxis. Pero si vives en el oeste de Cork, habrá tenido un gran impacto ".

La gente de Dublín siempre menciona a los Healy-Raes cuando surge esto, dice Foley, y “la gente del campo siempre menciona a Shane Ross”. Es el choque cultural entre la capital y el resto de Irlanda en su forma más evidente.

Dice que se presta demasiada atención a los pubs como lugares de consumo de alcohol. En la Irlanda rural, “el pub es un lugar de encuentro”.

"En las zonas rurales, donde otros servicios están en plena retirada (oficinas de correos, bancos, cualquier institución que quieras nombrar), el pub es el último hombre en pie".

Patricia Callan de Drinks Ireland, que es miembro de Digi, dice que “los pubs han sido una parte importante de la sociedad rural, por lo que no se trata simplemente de salir a tomar una copa, se trata de un lugar para reunirse y socializar como comunidad. La gente tenía reuniones de grupo en el pub ".

La mayor dificultad que enfrentan los pubs, dice, es la despoblación rural. “Se trata del gran atractivo de los pueblos a los centros urbanos, y Dublín en particular. Donde no tiene una masa crítica, es muy difícil mantenerse al día con los costos ".

Ella dice que el seguro es un problema enorme. “Los costos de energía, incluso si tienes la radio encendida, tienes que pagar licencias a todo tipo de grupos. En términos de venta del producto, el hecho de que tengamos el segundo impuesto más alto de la UE [detrás de Finlandia] es muy problemático ".

Pero, ¿cuántos pueblos de Irlanda tenían siete u ocho pubs a la vez y solo una tienda? ¿Seguro que eso siempre iba a cambiar?

"Se puede decir que es el orden natural de las cosas, pero estamos viendo que demasiados buenos pubs se hunden porque la base de costos está fuera de su control".

A TRAVÉS DE LA CARRETERA del dólar de plata es Whelans. Fue inaugurado hace cinco años por Gearoid Whelan, cuyo padre dirigió un pub en Church Street en la ciudad durante más de 70 años. Church Street tuvo siete pubs en su apogeo. En estos días no hay pubs en la calle.

Optó por vender y mudarse a las instalaciones de Lower Maiden Street para acomodar una gran taberna al aire libre cubierta donde tiene música en vivo tres noches a la semana. En el bar del frente, los últimos rezagados de una fiesta de cumpleaños número 60 están terminando su largo fin de semana con unos cafés antes de regresar al Reino Unido.

“Newcastle West está en alza. Ahora, si caminas por la ciudad, probablemente verás algunos edificios abandonados, pero en comparación con hace unos años, va bien ", dice Whelan.

La represión por conducir bajo los efectos del alcohol y los puestos de control matutinos tuvieron un impacto importante en enero y febrero. “Estábamos casi en un punto de crisis. Estuve muy inseguro de lo que iba a pasar por un tiempo ". Sin embargo, desde entonces las cosas han mejorado y él es relativamente optimista.

"Creo que hemos superado la tormenta. De hecho, no he oído hablar de nadie que haya sido embolsado y superado el límite por la mañana. Pero el miedo es enorme. Los guardias están transmitiendo el mensaje y tienen que hacer su trabajo. Pero Shane Ross no recibirá una tarjeta de Navidad de mi parte ".

Por otra parte, “los Healy-Raes no le hicieron ningún favor a nadie en cuanto a conducir bajo los efectos del alcohol. Que digan que un chico debería poder tomar tres o cuatro pintas con la cena y conducir a casa en esta época, es una locura ".

¿Cómo explica el alto nivel de cierres de pubs en Limerick durante los últimos 15 años?

“Cuando comencé a interesarme en el negocio cuando tenía 16 o 17 años, había 26 pubs en Newcastle West. Eso fue realmente una locura. Cada segundo edificio era un pub. Ahora tenemos alrededor de 11 en una ciudad con un área de influencia de 8.500 a 9.000 personas. Y eso es correcto.

“¿Ha sido una lucha los últimos 10 años desde el accidente? Sí, pero se ha estabilizado. Las cosas son buenas."

Sin embargo, debes ofrecer a las personas algo diferente. "Si le hubieras dicho a mi padre hace 10 años que tendrías una banda en vivo tres noches a la semana, él diría 'dejarás a los [clientes] que tenemos que no quieren música".

“Hay que especular para acumular. Así que pusimos Molton Brown [jabón y loción de manos de lujo] en las mujeres. No tenemos el Molton Brown en el de los hombres. No tendría sentido. Solo intentarían beberlo ".

CIUDAD DE LIMERICKS NARRATIVO ha sido uno de recuperación económica en los últimos años. Sin embargo, también se ha visto afectado por un gran número de cierres de pubs.

En Mulgrave Street, el publicano Jerry O'Dea, concejal de Fianna Fáil y delegado de VFI para Limerick, dice que parte de esto se debe a la erosión natural.

“Algunas personas argumentarían que teníamos una licencia excesiva. Así que muchas empresas han tenido que cambiar. Y cualquier pub que tuviera que hacer un cambio bastante grande tenía que decidir si había o no un modelo de negocio allí ".

En muchos casos en los que el pub se administraba como "un pub de estilo de vida, con los padres dirigiéndolo y viviendo en el piso de arriba y la hipoteca pagada", se tomó la decisión de que no valía la pena.

En la ciudad muchos de estos establecimientos tradicionales familiares se han convertido en cafeterías o edificios de oficinas. “Pero en las zonas rurales esa no es una opción. No se necesita ningún otro uso, por lo que simplemente se cierran. Y luego, si se toma al granjero soltero que vive a cinco millas de la ciudad, ya no tiene ninguna razón para ir a la ciudad porque no hay nada allí ".

O'Dea fecha el inicio del declive a la prohibición de fumar en 2004. Después de eso, “nuestro negocio habría caído alrededor del 40 por ciento en el espacio de dos años. Luego ocurrió la recesión, tocó fondo y permaneció allí durante algunos años ".

Para cuando se produjo la recuperación, “el alcohol barato en los supermercados había entrado, lo que hizo mucho más fácil que la gente se quedara en casa”.

Completando esta imagen está lo que él dice que se llama la "generación perdida", los "jóvenes de 18 a 25 años que realmente no entienden de qué se trata ir a un pub". Ahora tienes todo el asunto de la 'impresión' ".

Prinking, o antes de beber, es el fenómeno en el que la mayoría de los jóvenes compran alcohol de supermercado barato para beber en casa antes de salir a una discoteca. "Eso no puede ser correcto", dice.

Paddy Keogh en Newcastle West está de acuerdo, lamentando el hecho de que debido a que todos beben en casa, "ya nadie sabe qué es una medida".

Todo ello, dice O'Dea, está impulsando el declive de los pubs fuera de Dublín. “Y mi preocupación es que en la próxima generación muchos de ellos simplemente desaparecerán. Se convertirán en cafeterías o lo que sea ".

El pub Jerry O’Dea's pertenece a la familia O’Dea desde 1836. Aunque el negocio va mejor de lo que era, espera ser el último miembro de su familia en estar detrás de la barra. "Sería lo suficientemente lento como para recomendar a mis propios hijos que se unieran al comercio. Incluso si fue próspero y en auge, es un estilo de vida muy duro ".

Un pub de Limerick que se opone a la tendencia y se queda en la familia es Jerry Flannery's en Catherine Street, ahora propiedad del ex jugador de rugby de Irlanda y Munster, pero aún supervisado por su padre, también llamado Jerry.

"Jerry es el jefe", dice Jerry Flannery senior, quien abrió el pub en la década de 1960. "Dice que soy sus ojos".

Hace unos años, Flannery invirtió en un antiguo garaje de al lado y lo convirtió en un espacio más moderno, con paredes negras, piso de baldosas y exuberante vegetación. En estos días atrae a una multitud de veintitantos años o más. Ha dado nueva vida al negocio.

"No lo aprecié al principio cuando se estaba haciendo", dice Flannery senior. "Pero es muy agradable. El negocio va muy bien. Tienes que hacer cambios. Y no solo en el bar, sino en su actitud detrás del mostrador y en la forma en que se hacen los negocios. Tienes que trabajar más duro para atraerlos, invitarlos, empujarlos ”, se ríe.

Dermot McGovern, un empresario de Limerick, señala otra calle cercana, Edward Street, donde 13 pubs han cerrado en los últimos 17 años.

“Era la calle de un trabajador. Y todas las fábricas cercanas cerraron. Pero creo que es una progresión natural ".

Los pubs no pasarán a la siguiente generación. Los pubs a los que les irá bien son los que “preparan comida para atender a las familias o atraer a los estudiantes o centrarse en la música o el deporte”.

"Es un oficio que ha cambiado totalmente", coincide Flannery. "Pensé que nunca verías un pub tranquilo. Pero puedes entrar aquí y es posible que solo veas a dos o tres personas hasta las 5:00 p. M. O las 6:00 p. M. De la noche ".

Sin embargo, ambos hombres sienten que el declive se ha estabilizado. “Cualquiera que sea la cantidad de pubs que queden ahora en Limerick, se quedarán. Hay uno o dos que quizás estén al límite. Pero el número que tenemos ahora es el número correcto para la ciudad ".

EL VFI CREE Una forma obvia de ayudar a la industria y mejorar la salud pública sería evitar la venta de alcohol por debajo del costo en los supermercados. El Gobierno ha dicho que hará esto a mediados del próximo año bajo la legislación de precios mínimos introducida en octubre pasado.

“Se acabaron los días de ir a los supermercados y conseguir puntos en tu tarjeta cuando compras alcohol. Los días de poder comprar seis botellas de vino por el precio de cuatro, eso cambiará ”, dice Foley.

Pero puede que no llegue lo suficientemente pronto, o no llegue lo suficientemente lejos, para revertir el declive de los pubs rurales.


¿Sobrevivirán los pubs británicos al coronavirus?

STROUD, Inglaterra - Un buen pub se siente un poco como una sala de estar: un espacio familiar e informal donde puedes tomarte una pinta con amigos y extraños. A veces hay juegos, comida y fuego, ocasionalmente un perro o un gato. A menudo hay imágenes de ancianos en las paredes y deportes en la televisión.

The coronavirus lockdown has proved that the reverse is certainly not true: A living room doesn’t feel much like a pub at all. Enjoying a drink in a room that has been used for the same purpose for hundreds of years is an anchoring experience you are unlikely to get from your sofa.

Pubs are a fundamental institution in Britain. In “The Canterbury Tales,” the pilgrims begin their journey in a pub. Chartists organized protests out of the back rooms of pubs in the first half of the 19th century. And in 1953 Francis Crick and James Watson announced that they had “discovered” D.N.A. in a Cambridge pub.

Pubs have been part of daily life for countless millions of Britons through the Napoleonic Wars, rapid industrialization, two world wars, the Thatcher years and Brexit. But can they survive the coronavirus?

With the world’s second-highest recorded death toll, a lack of personal protective equipment for front-line workers and drastically insufficient testing, Britain faces severe, immediate issues during this pandemic. But as talk turns to economic recovery, pubs should be on the agenda.

Britain’s pubs have been endangered since the 1990s, but the pandemic may deliver the death blow. A recent poll found that 63 percent of people would be uncomfortable returning to pubs and bars once the lockdown is lifted. If social distancing remains in place for months to come, it would have a devastating impact on profits. This could be a disincentive for smaller establishments to reopen at all, which were on the line even before the crisis.

“Hospitality in general works on such tiny margins that even being down 10 percent is a killer,” said Lotte Lyster-Connolly, who has been behind the bar at one of my favorite pubs, The Prince Albert in Stroud, for 24 years. “But when you’re looking at only 40 percent of people allowed in the pub, I just don’t think businesses could survive.”

When pubs were told to close their doors on March 20, Prime Minister Boris Johnson lamented “taking away the ancient, inalienable right of freeborn people of the United Kingdom to go to the pub.” The government is now beginning to ease some restrictions, with tentative plans for further reopening to come. But the government’s chaotic messaging offers little clarity to pubs, which look likely to be last in line to get back to work.

Even so, they are still being charged exorbitant rents despite a total — and indefinite — loss of income. Debts are climbing, pushing some publicans toward bankruptcy. According to a survey carried out for The Times of London, two-thirds of tenants were already in debt before the lockdown seven out of 10 said they doubted they could survive if they have to stay shut until December.

The government has provided small business bailout grants of either 10,000 or 25,000 pounds, (around $12,000 or $30,000), but they fall desperately short of covering fixed costs. Other state support is available as a loan, but that would push pubs heavily into debt.

On May 14, the government announced a “pub task force” to investigate how pubs could reopen safely. But without an extension of government financial support and a tailored survival strategy, the pub industry could be facing permanent closures on an enormous scale. #NoPubNoRent and #NationalTimeOut, campaigns led by hospitality workers, are calling for pubs to be given rent breaks during the pandemic. Either way, pubs may continue to need financial support even as restrictions lift to ensure the security of hundreds of thousands of jobs.

This is the latest installment in the pub’s struggle. For as long as I can remember, pubs have been on the brink of survival. That one shut every week was common knowledge in the 2000s. The real picture is even bleaker: Figures from the Office for National Statistics suggest that almost 15,000 pubs shut between 2002 and 2019, an average of over 15 closures a week.

Before the coronavirus arrived, the biggest problem facing pubs was “pubcos,” large companies that own hundreds of pubs, rent the facilities to publicans — and charge hefty fees in the form of exclusive alcohol sales contracts, known in the industry as “wet rents.” These companies, which own about a third of all pubs in Britain, have helped squeeze out independent pubs. They are also known to flip pub properties for commercial and residential real estate.

In some cases, these sales deprive communities of the last social institution still standing. In rural areas like my hometown Stroud, many pubs have taken on functions more commonly found in a community center. The Prince Albert, for example, doubles up as a small music venue and a food bank collection point it hosts two choirs, a book club, carols through the winter months, debates during elections and even drop-in sessions with local councilors. This is common across austerity Britain.

My own local is The King’s Head, which has been serving the tiny village of France Lynch for nearly 300 years. Its publican, Mike Duff, is cautiously optimistic. “Behaviors don’t change so quickly,” he told me. “One of our regulars still walks here every day during lockdown, sits alone outside for 20 minutes and then goes home. He’s been doing it for so many years now, it’s not like coronavirus can stop him.”

The British government has been rightly criticized for its blundering response to the pandemic, so perhaps it shouldn’t be surprising that it has done little to protect pubs. But this is a sector of the economy that matters. It’s worth saving.

The new pub task force faces a complex balancing act: not just ensuring pubs can reopen in a manner that protects public health, but also intervening so they are not the next casualty of the pandemic. To avoid total collapse, pubs should be offered a rent holiday. On May 14, one of the largest “pubcos,” at the urging of 60 members of Parliament, offered its 4,000 renters a three-month “rent credit.” It’s a good start, but not enough. The government should also provide further grants for businesses that cannot reopen with social distancing measures in place, for fear of the fall in trade they will suffer.

Without that, we risk a narrowing of social life — where we raise a final glass to the pub from the limits of our living rooms.


Over 70% of Brit pubs and restaurants 'could be forced to close next year'

Almost three quarters of British pubs and restaurants could go bust by the end of next year, a shock report reveals.

The nation&aposs boozers are feeling the squeeze from the coronavirus pandemic, with England currently experiencing a second national lockdown.

Trade bodies representing pubs and hospitality businesses claim the sector expects a shocking 72% of firms to become unviable and close next year.

The British Beer & Pub Association, the British Institute of Innkeeping and UKHospitality say they have conducted market research showing thousands of companies need the Government to do more to support them.

The survey found that the tiering system used across England was particularly damaging to pubs and hospitality businesses. Before the national lockdown it included a 10pm curfew for all pubs which were open, and other restrictions depending on what tier a business was in.

Lee mas
Artículos relacionados
Lee mas
Artículos relacionados

December is thought to be a key months for the survival of pubs and hospitality businesses due to the seasonal increase in trade over the festive period.

Industry bosses want the Government to adapt the current tier restrictions by relaxing the ban on households mixing in tier two, alongside a modest extension to the 10pm curfew.

A joint spokesman for the three organisations said: "The evidence is here to see of the devastating, long-term impact the Government&aposs restrictions are having on hospitality and pub businesses.

Lee mas
Artículos relacionados

"Without a change in approach and more support from Government, much of the sector could be gone within a year - that means businesses and jobs lost plus much-loved venues closed forever.

"We recognise that local restrictions will need to be based on local risk levels, but to ensure our sector can bring people together properly this Christmas and beyond, and crucially provide them a safe environment to socialise in, we believe the tier system should be fine-tuned.

"Those pubs and hospitality venues facing tier three restrictions currently have an impossible task of trying to remain viable as businesses.

"In recognition of this, the Government must enable wet-led pubs to re-open in tier three where they do not serve food, as well as significantly enhance the grant support for those businesses not viable across all tiers, but especially those in tier three.

"This will ensure their very survival so they can re-open once more when we are through the worst of this crisis."

The pub and hospitality industry has been hit harder than most by the coronavirus pandemic.

Boozers were initially shut completely when the first Covid-19 lockdown began in March before they were reopened with certain stipulations.


Pubs are shut until Christmas – but here’s why it doesn’t have to be a national tragedy

No sooner do I make the mistake of wondering whether I am the weird one because I am not a fan of alcohol – not teetotal, you understand. Just that I can take it or leave it, and that mostly means leaving it – and next thing I see is a great big tabloid headline despairing over whether pubs will re-open after lockdown.

¿En serio? I mean, really? Is this the most pressing concern facing the nation right now? It certainly seems that way. Yet an unexpected bonus has been ignored: it might well be that when the lockdown lifts, there could be scope for a wider range of more inclusive, less alcohol-centric community haunts.

I should not be surprised by the panicking. Alcohol and I have a long and difficult relationship. Relationship, that is, in the sense of a distant, egotistical cousin not seen for years: and then they turn up at some intimate family moment, a wedding, a funeral, breathing noxious fumes and tossing custard pies.

Recomendado

Which is odd. Because if others wish to imbibe, make a fool of themselves, even, I have no issue. It is just that the last time I was serious about drinking was in my teen years. Before I turned 18, of course, when under-age drinking was de rigueur to prove oneself “cool”. Thereafter, apart from the occasional ill-conceived student binge, I have remained largely, defiantly sober.

That continued even during years spent working behind the bar of one of Bath’s less salubrious drinking establishments. Hours at a time, I poured pints, measured spirits and at evening’s end was still legal to drive friends home. That, too, was my first lesson in English pub culture: how the happy drunk regards with suspicion those of us who prefer not to join them.

In many ways, it is this obsession with being merry together, imposed on others, that I find hardest to deal with. And it is everywhere. Two of our longest-running soaps – Eastenders y Coronation Street – centre the local community in the pub. It is where only fools and horses go to do deals.

As for dealing with a zombie plague and the end of civilisation as we know it? As Simon Pegg puts it in Shaun of the Dead: “Let’s go to the Winchester, have a nice cold pint, and wait for this all to blow over.”

All credit to Pegg and co-star Nick Frost for their very funny “Do not go to the Winchester” in support of lockdown.

Except, of course, by parodying a film which answers all of life’s problems with a quick trip down the pub, they’ve doubled down on that same pub obsession.

To be serious for a moment, here are some actual facts and figures around British drinking habits (and yes: they do vary a little by component nation). Alcohol is directly linked to something like 7,500 deaths each year, every year (not including deaths and injuries caused by drink-related road accidents).

The horrific tally recorded in the England and Wales Crime Survey (CSEW), which accounts for 39 per cent of all violent crime (561,000 to year ending March 2018) is similarly shocking.

Truly, there is a price to pay for being a nation of carefree, happy boozers.

Although, even that is untrue: some 57 per cent of Brits drink alcohol in any given week. So almost half do not.

At the same time, the UK is not that far out of line compared to other western nations when it comes to alcohol consumption. According to WHO statistics, it is comparable to France and Germany, behind the Slavic nations and well ahead of Italy.

To put it another way, our insistence on seeing ourselves as a bunch of cool pub-goers is on a par with first-year students boasting to their mates about how smashed they got at the weekend (aka how much self-inflicted damage they did to their vital systems).


Which pubs are open?

Outdoor drinking in English pub beer gardens is back on the cards since restrictions lifted on April 12.

But eating and drinking inside at pubs and restaurants will be off the menu until May 17 at the earliest.

Mr Johnson insisted that the timeline for businesses to reopen relies heavily on the "four steps to freedom", which includes the vaccine rollout continuing as planned and evidence that the jabs are effective at reducing hospitalisations and deaths.

Lots of local village pubs and restaurants reopened on April 12 for outdoor service, alongside many major chains. We've included which ones below.

If you live in Wales or Scotland, you can find out which pubs and restaurants are open by contacting your local.

Pubs and bars

  • Wetherspoons reopened in 394 locations.
  • Four O’Neill’s pubs reopened. reopened.
  • All Bar One reopened eight of its 52 UK bars.
  • Young's brewery told The Sun it reopened 140 pubs.
  • Stonegate Pub Company operates over 700 pubs and bars across the UK and reopened around 45% of its England estate.
  • Marston's reopened 696 pubs.
  • Harvester reopened eight restaurants. across England reopened.

Restaurantes

  • ASK Italian opened 41 restaurants.
  • Byron has confirmed it opened 17 restaurants.
  • Five Guys fans can dine outdoors at 48 restaurants in England.
  • Zizzi reopened 81 restaurants.
  • Wagamama reopened 72 of its restaurants.
  • The Real Greek restaurant chain reopened 15 branches.
  • TGI Fridays reopened 28 restaurants.
  • Prezzo reopened 70 restaurants.
  • Pret A Manger reopened 323 restaurants.
  • Pizza Express reopened 118 restaurants.
  • Nandos reopened 267 restaurants.
  • McDonald's reopened 443 branches for outdoor seating.

COVID-19: How many pubs, restaurants and clubs closed their doors permanently in 2020

A report warns that a lost Christmas season and continuing lockdowns are set to force thousands more businesses over the edge.

Friday 22 January 2021 05:22, UK

Almost 10,000 licensed premises - including pubs, clubs and restaurants - closed permanently last year as the coronavirus crisis hammered the hospitality sector, according to new figures.

A report by consultants CGA and business advisory firm AlixPartners showed there was a net reduction of 5,975 sites across Britain in 2020 when new openings were taken into account.

It represented a 175% rise in net closures compared with 2019.

Where jobs have been lost across the UK

The study pointed to independent operators suffering the most severe pain, with casual dining businesses worst affected by closures as owners navigated shifting restrictions from March aimed at curbing COVID-19 infection rates.

Industry body UKHospitality has previously estimated that 640,000 jobs were lost across the sector during the year despite government support, including the furlough scheme and access to loans and grants, to ease lockdown pain.

The authors of the study warned that 2021 was tipped to deliver many further closures because of the impact of a lost crucial Christmas season and renewed lockdowns, declaring that "survival remains the name of the game".

The report was released just hours after a government adviser suggested bars and restaurants remain shut until May.

More from Business

COVID-19: Heathrow to set up dedicated facility for red list passengers

COVID-19: UK sees 'fastest output growth since 1998' but cost pressures rise

Super League rebel clubs' talks with Premier League head for penalties

COVID-19: Help for high streets as retail sales surge after lockdown hit

Ian King Business Podcast: Retail sale rise, London Tube extension, and Nationwide's profits

Spain to allow visitors from UK for holidays from Monday - but British govt still says don't go

Karl Chessell of CGA said: "With stop-start trading for much of 2020 and a widespread shutdown during what should have been a bumper Christmas, nearly 10,000 licensed venues have not been able to make it through, and it is sadly inevitable that thousands more casualties will follow.

"But consumers are desperate to get back to eating and drinking out, and we can be confident that footfall and sales will return when the sector can finally reopen.

"In the meantime, the case for government support over the next few months is urgent and compelling."

Utilice el navegador Chrome para un reproductor de video más accesible

UKHospitality used a submission to the Treasury ahead of the March budget this week to demand additional help from Chancellor Rishi Sunak given the likelihood it will take businesses time to get back to full speed when pandemic restrictions allow.

Its wishlist included an extension of the VAT cut to 5% for another 12 months - to cover the whole hospitality sector.

It also called for another 12-month business rates holiday and has previously suggested that a fund of more than ٠bn of business rates relief returned to the Treasury to date, mainly by supermarkets, is used to help prop up hospitality firms.

Kate Nicholls, CEO of UKHospitality, said of the industry figures: "The loss of 6,000 premises is a dreadful blow to this country's hospitality sector, but it is going to be the tip of the iceberg if we continue on our current course.

"The sector's outlet numbers have contracted 5% and one in five businesses say they do not have enough cash to last beyond February.

"The entire sector continues to be hit hard, but restaurants have arguably been hit hardest of all. Not surprisingly, many of the worst off are independent businesses teetering on the verge of collapse due, in large part, to the issue of rent debt.

"This is a stark reminder of the importance of having an exit strategy and ongoing support for businesses. Sustaining businesses, keeping them alive and keeping jobs protected is vitally important and is going to be key to recovery once we emerge from this."


Ver el vídeo: Cierran tres pubs en Inglaterra al detectarse casos de coronavirus tras la reapertura (Diciembre 2021).