Nuevas recetas

Jamie Oliver critica la elección de alimentos de las familias pobres del Reino Unido

Jamie Oliver critica la elección de alimentos de las familias pobres del Reino Unido

Cocinar desde cero no significa gastar más, según Oliver

Jamie Oliver quiere que las familias del Reino Unido cocinen desde cero para comidas más saludables

Para Jamie Oliver, la revolución alimentaria no ha terminado. Oliver, conocido por su serie de televisión El chef desnudo y la ganadora del premio Emmy La revolución gastronómica de Jamie, es un defensor de la alimentación saludable y educar a los estudiantes sobre la comida. En una entrevista con Tiempos de radio revista, el chef británico criticó a las familias pobres en el Reino Unido por comer comidas poco saludables y listas para comer en lugar de gastar menos dinero cocinando desde cero.

Oliver le dijo a Radio Times que ha pasado tiempo en comunidades pobres y que es "difícil hablar sobre la pobreza actual" porque las restricciones presupuestarias dificultan que las familias con problemas económicos coman de manera saludable. Sin embargo, señaló que los pobres de otros países como Italia y España preparan “comida inspiradora” sin gastar mucho dinero.

"El sabor proviene de un corte de carne barato, o de algo que se cocina a fuego lento, o se ha hecho una textura increíble con los restos de pan duro", dijo Oliver. Sostuvo que "no es crítico", pero cree que las familias en el Reino Unido pueden comer de manera más saludable y gastar menos dinero del que gastarían en comida rápida o comidas listas para comer.

El nuevo espectáculo del chef, Comidas para ahorrar dinero de Jamie, saldrá al aire la semana que viene y discutirá cómo cocinar comidas más baratas y saludables yendo al mercado local.


No tan fresco: por qué los restaurantes de Jamie Oliver perdieron su sabor

Las cadenas de chefs se enfrentan a una crisis en la calle principal. ¿Donde empezó a ir todo mal?

Jamie Oliver inauguró su restaurante italiano en Hilton Tower Bridge, Londres, en 2015. Fotografía: Rex Shutterstock

Jamie Oliver inauguró su restaurante italiano en el Hilton Tower Bridge, Londres, en 2015. Fotografía: Rex Shutterstock

Publicado por primera vez el viernes 16 de febrero de 2018 a las 15.35 GMT

Jools Oliver, esposa del célebre chef Jamie Oliver, provocó un gran revuelo en las redes sociales en diciembre cuando publicó fotos de la casa de la pareja de £ 9 millones. La propiedad de siete dormitorios, catalogada como de Grado II en el enrarecido Hampstead de Londres, era tan suntuosa como podría esperarse de un chef que ha construido una fortuna de 150 millones de libras esterlinas a partir de un negocio que abarca libros, televisión, promociones y restaurantes.

Pero mientras los seguidores de Jools admiraban los frutos del éxito de Oliver, él luchaba por salvar el italiano de Jamie, la pieza central de su división de restaurantes. En diciembre, Oliver invirtió 3 millones de libras esterlinas de su propio dinero en el negocio, y en enero la cadena dijo que cerraría 12 de sus 37 sucursales en el Reino Unido, como parte de un acuerdo de rescate con sus acreedores para seguir operando.

La semana pasada, surgieron documentos judiciales que mostraban que el italiano de Jamie tenía deudas de 71,5 millones de libras. Esto comprendía £ 30,2 millones de sobregiros y préstamos, y £ 41,3 millones adeudados a HMRC, propietarios, proveedores y otros acreedores. Al personal se le debían 2,2 millones de libras esterlinas.

La portavoz de Oliver dice que la cifra de £ 71,5 millones pinta una imagen distorsionada: £ 47 millones están cubiertos por préstamos de las compañías HSBC y Jamie Oliver. Agrega que el dinero que se les debe a los proveedores, el recaudador de impuestos y los empleados es estándar para una empresa y, dice, se les ha pagado a todos. Pero los documentos muestran que el negocio estaba a punto de quebrar.

Cuando Jamie’s Italian abrió su primera sucursal en 2008 en Oxford, los clientes hicieron fila afuera para probar su menú de platos italianos rústicos con un "toque al estilo Jamie". The Guardian lo elogió por su buena comida, precios justos y porciones abundantes. Durante un tiempo, el público pareció estar de acuerdo, ya que el negocio se expandió rápidamente, alcanzando un máximo de más de 40 sucursales.

Una sucursal de Jamie's Italian en Angel, al norte de Londres. Fotografía: Christian Sinibaldi / The Guardian

Entonces, ¿dónde salió todo mal? Las señales de advertencia surgieron a principios de 2017, cuando Jamie's Italian culpó a la intensa competencia y al aumento de los costos, en parte como resultado del Brexit, por el cierre de seis sucursales. Cuando se publicaron las cuentas de 2016 en octubre, el negocio se había desplomado a una pérdida antes de impuestos de £ 9,9 millones desde una ganancia de £ 2,4 millones un año antes. La pérdida se debió principalmente a los costos del cierre de sucursales y la devolución de un contrato de arrendamiento para un sitio en King's Cross donde Oliver había descartado los planes para un restaurante gigante, un pub y un complejo de oficinas centrales.

Las cuentas dijeron que las sucursales restantes de la cadena estaban superando al mercado y que la marca "sigue siendo increíblemente fuerte". Una oferta de almuerzo a precio reducido había atraído a más clientes y la empresa estaba preparada para aumentar las ganancias "en el futuro".

Pero el director ejecutivo de la empresa de restaurantes, Simon Blagden, se fue en octubre junto con la directora de finanzas, Tara O'Neill. Jon Knight, que dirigía la rama internacional de Jamie’s Italian, se hizo cargo de la operación en el Reino Unido y el negocio pasó a estar bajo el ala de Paul Hunt, el esposo de la hermana de Oliver, Anna-Marie.

Hunt, un ex comerciante de la ciudad que fue multado con £ 60,000 en 1999 por abuso de información privilegiada, había revisado las operaciones de licencias y medios de Oliver después de hacerse cargo en 2014. Ahora se dice que Oliver está más involucrado con el negocio de los restaurantes, habiéndolo dejado a otros en los últimos tiempos. años.

Hasta cierto punto, los problemas en Jamie’s Italian reflejan el mercado más amplio de comidas informales. Los negocios florecieron cuando la economía se recuperó después de la crisis financiera y los consumidores gastaron más en salir a comer. Pero un exceso de nuevas aperturas condujo a una intensa competencia, combinada con aumentos de los alquileres, tarifas comerciales más altas y precios de los alimentos en aumento. Byron, la cadena de hamburguesas, tuvo que ser rescatada en enero después de expandirse demasiado rápido.

Peter Martin, vicepresidente de la consultora de alimentos y bebidas CGA, dice que los operadores inteligentes como Nando's y JD Wetherspoon han seguido teniendo éxito al adaptarse a los gustos cambiantes. Los documentos judiciales del italiano de Jamie pintan un cuadro de inversión insuficiente, menús complejos y aperturas de sucursales mal juzgadas.

Oliver en su serie de la BBC de 1999 The Naked Chef. Fotografía: Jason Bell / BBC TWO

“Con tantas opciones en el mercado, los clientes lo aceptarán a menos que usted se mantenga actualizado y relevante”, dice Martin. “Cuando Jamie entró en escena, fue nuevo y emocionante. Había colas fuera de la sucursal de Oxford y estaban sacando muestras para que la gente las probara. Pero el mercado se ha vuelto más emocionante en general y hay más gente haciendo ese tipo de cosas ".

La crisis en el italiano de Jamie ha seguido una serie de reveses comerciales para Oliver, quien, según él mismo admite, ha "jodido" el 40% de sus empresas y ha perdido 90 millones de libras esterlinas de su riqueza desde 2014.

En 2015, Oliver cerró la última sucursal de Recipease, su cadena de tiendas de cocina. En 2017, cerró el último de sus cuatro restaurantes Union Jacks de temática británica. Y en octubre, su revista de comida, Jamie, dejó de publicarse después de casi 10 años.

Puede haber más problemas por delante. Oliver ha puesto a la venta las dos sucursales de Barbecoa, su cadena de barbacoas de lujo. Barbecoa ni siquiera tuvo un período de luna de miel. Cuando el primer restaurante abrió cerca de la Catedral de San Pablo en Londres en 2011, Jay Rayner del Observer dijo que se reirían de la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, lejos de sus restaurantes, el negocio de Oliver sigue generando mucho dinero. En Jamie Oliver Licensing, que cubre sus patrocinios y gama de productos y acuerdos, las ganancias antes de impuestos aumentaron a £ 7,3 millones desde £ 7 millones en 2016. Las ganancias en Jamie Oliver Holdings, que cubre sus intereses en los medios, aumentaron a £ 5,4 millones desde £ 1m. Oliver se pagó 10 millones de libras esterlinas en dividendos durante el año: 6 millones de libras esterlinas de licencias y 4 millones de libras esterlinas de los medios. Nunca ha recibido dinero del negocio de los restaurantes.


Jamie Oliver asume los almuerzos escolares

Alarmado por las crecientes tasas de obesidad y la cantidad de comida chatarra que se sirve a los niños en la escuela en su Reino Unido natal, Oliver solicitó y se le dio una reunión con el entonces primer ministro Tony Blair en 2005. El joven chef lanzó un desafío a los poderosos politico: Arreglar el pésimo estado de los almuerzos calientes. The School Food Trust nació, con su lema, "Come mejor. Hazlo mejor". Tres años después, esta iniciativa del gobierno cambia la comida frita por vegetales saludables, brinda capacitación continua al personal de cocina de la escuela y está transformando lentamente la forma en que comen los niños británicos.

Oliver ve paralelismos con Estados Unidos, con su epidemia de obesidad infantil, el aumento de la diabetes tipo 2 que se diagnostica entre adultos jóvenes e incluso niños, y la mentalidad de máquina expendedora de muchos comedores escolares en este país. "Lo que comemos afecta a todo: nuestro estado de ánimo, comportamiento, salud, crecimiento, incluso nuestra capacidad de concentración", dice el chef. "Una comida escolar a la hora del almuerzo debería proporcionar a un niño en crecimiento un tercio de su ingesta nutricional diaria".

Joy Bauer, MS, RD, CDN, autora más vendida de Curas alimentarias de Joy Bauer: trate los problemas de salud comunes, parezca más joven y viva más tiempo, está de acuerdo. "Sin duda, una nutrición equilibrada es clave para que los niños mantengan la concentración académicamente. Cada almuerzo escolar debe ofrecer tanto carbohidratos complejos como proteínas magras (un sándwich de pechuga de pavo en pan integral es un ejemplo simple y perfecto de esto) para estimular el cerebro y poder de permanencia, equilibrar los estados de ánimo y mantener los niveles de azúcar en la sangre en equilibrio. En otras palabras, un panecillo simple, sin nada más, puede producir picos volátiles en los niveles de azúcar en la sangre y puede hacer que los niños sufran un colapso ".

Y un sándwich saludable con mayonesa baja en grasa es solo el comienzo, dice Bauer. "La fibra en los productos agrícolas también es extremadamente importante porque ralentiza la absorción de carbohidratos en el sistema, lo que también mantiene el nivel de azúcar en la sangre. Debe haber al menos una fruta o verdura en cada almuerzo escolar o lonchera, y preferiblemente en ambos".

Con estas pautas en mente, WebMD se reunió con Oliver para preguntarle cómo los padres estadounidenses pueden resistirse a los atajos de los almuerzos de comida rápida.

Continuado


Día de la revolución alimentaria: Jamie Oliver sobre la & # x27Epidemia mundial de obesidad & # x27 y la importancia de enseñar a los niños sobre la comida

En 2013, había 43 millones de niños menores de cinco años clasificados como obesos o con sobrepeso.

Jamie Oliver dice que estamos al borde de una "epidemia mundial de obesidad". Y a juzgar por estas cifras de la Organización Mundial de la Salud, tendría razón.

En respuesta al alarmante problema de la obesidad en el mundo, Oliver ha lanzado su campaña más grande hasta la fecha: una petición global que se propone persuadir a los gobiernos de los países del G20 para que proporcionen a los niños de sus naciones el "derecho humano básico" de la educación alimentaria en las escuelas.

La petición ha sido respaldada por personas como Usain Bolt, Kylie Minogue, Ryan Reynolds y Matthew McConaughey, y hasta ahora, el famoso chef ha obtenido más de un millón de firmas.

Aunque todavía le queda mucho camino por recorrer para alcanzar su objetivo de 1.500.000.

A pesar de estar medio millón de firmas fuera del objetivo, Oliver se mantiene positivo.

"Realmente no se puede subestimar el poder de las personas", le dice al HuffPost UK Lifestyle. "A lo largo de los años, he trabajado con muchos líderes y políticos, y lo único que todos han expresado consistentemente es que si exigimos un cambio, lo tomarán en cuenta".

La obesidad es un problema mundial importante y es algo que ya no se puede ignorar. También es un asunto que está increíblemente cerca del corazón de Oliver.

"La conclusión es que la próxima generación vivirá vidas más cortas que sus padres si no se hace nada para rectificar estas alarmantes estadísticas", dice.

"Algo está muy mal en nuestra relación con los alimentos y debemos actuar ahora antes de que nuestros servicios de salud en todo el mundo se vean abrumados por los efectos de las enfermedades prevenibles relacionadas con la dieta".

Oliver cree que lograr que la gente firme su petición será el primer paso para cambiar el mundo.

"Esa es una declaración audaz, lo sé, pero estoy seguro de que al aprovechar nuestra voz global unificada, tenemos el poder de dar forma al futuro", agrega.

Entonces, ¿qué espera lograr el chef?

"Realmente no es ciencia espacial", dice. "Simplemente quiero que todos los niños siembren semillas, sean testigos del crecimiento de los alimentos, que los cuiden, los nutran, los cosechen, se diviertan cocinándolos y, lo más importante, que disfruten comiéndolos y compartiéndolos con las personas que aman.

"Este es absolutamente el corazón de la solución: la educación alimentaria es una necesidad absoluta para revertir la mala salud de las generaciones futuras".

En el Reino Unido, se están tomando medidas progresivas para enseñar a los niños la importancia de una alimentación y una nutrición saludables.

En julio de 2013, se lanzó una iniciativa del gobierno para transformar la cultura alimentaria escolar. El Plan de alimentación escolar espera aumentar la cantidad de niños que comen de manera saludable en la escuela y garantizar que todos los niños puedan cocinar y tener confianza en sus elecciones de alimentos.

Ed Sheeran muestra su apoyo a la campaña de Jamie Oliver

El director de la escuela primaria St. Paul's CE Whitechapel, Darren Rubin, revela que su escuela ha estado trabajando como piloto para el proyecto Jamie Oliver Kitchen Garden, que es parte del Plan de alimentación escolar.

Como parte del proyecto, los alumnos de Year 1 a 6 reciben formación sobre alimentación y nutrición. A los niños se les ha enseñado a cultivar sus propias hierbas, frutas y verduras. Estos ingredientes frescos luego se aprovechan en sus lecciones de cocina de dos horas.

"También hemos construido un aula de cocina en el lugar que permite a nuestros niños incorporar calor en su cocina", dice Rubin. "Es genial para aprender a hacer pan o huevos revueltos".

La escuela incluso cuenta con su propia colmena de abejas.

Ahora en su segundo año, el plan piloto parece estar haciendo un excelente trabajo transformando la dieta de los niños.

"Ciertamente hemos visto el impacto que ha tenido en los niños", dice Rubin. "En primer lugar, en términos de su disposición a probar cosas nuevas. Los quisquillosos con la comida no son tan quisquillosos y los niños están mucho más dispuestos a probar los alimentos que ellos mismos preparan".

Además, los niños están mucho más interesados ​​en los sabores y, a menudo, hablarán de condimentar correctamente la comida con hierbas para realzar la comida.

La historia continúa a continuación.

Rubin agrega que el programa de alimentación también parece tener un impacto positivo en la autoestima.

"Algunos niños que tienen dificultades con el habla y el lenguaje se sienten seguros frente a la cámara", revela. "Hablarán sobre cómo han hecho una ensalada o qué ingredientes agregar a un chutney de manzana".

Por supuesto, siempre es preocupante que lo que se les enseña a estos niños en la escuela no se ponga necesariamente en práctica en casa, sin embargo, Rubin cree que muchos padres han adoptado esta nueva filosofía saludable.

"Hemos prohibido la comida chatarra en la escuela. Los padres ya no traen pastel de cumpleaños o bolsas de fiesta llenas de chocolate y patatas fritas, sino que traen golosinas saludables para celebrar el día", agrega Rubin. "Los niños y los padres están igualmente felices".

Mientras tanto, el hombre que ayuda a liderar la revolución alimentaria aquí en el Reino Unido, director del Plan de Alimentación Escolar, Myles Bremner le dice al HuffPost UK Lifestyle que "hasta ahora se ha logrado un progreso asombroso".

Esto, dice, es evidente en el 85% de las comidas escolares gratuitas para todos los bebés. Mientras tanto, la educación alimentaria obligatoria y la cocina práctica para todos los niños de 5 a 14 años forman ahora parte del plan de estudios nacional, y las nuevas normas alimentarias en las escuelas garantizan que los niños coman alimentos sanos, sabrosos y equilibrados.

Bremner dice que depende de los directores y maestros, junto con los cocineros escolares, fomentar la cultura adecuada para que florezca una alimentación saludable.

"Durante el último año, hemos visto a las escuelas y sus autoridades locales realizar tareas hercúleas para hacer los cambios necesarios para estar listos para las comidas escolares gratuitas y ofrecer cocina en el plan de estudios", agrega.

"En muchos casos, las escuelas están afrontando años de inversión insuficiente en buena comida escolar. Esto hace que sus esfuerzos sean aún más gratificantes".

Por supuesto que aún queda un largo camino por recorrer. De cara al futuro, Ofsted (la inspección de escuelas) preguntará a las escuelas cómo están apoyando una cultura de alimentación saludable a partir de septiembre de 2015. Mientras tanto, se están introduciendo nuevos estándares profesionales para las 70.000 cocineras y empresas de catering escolares de todo el Reino Unido.

"Debemos celebrar lo que se ha logrado hasta ahora y mirar hacia el futuro con positividad y consenso", agrega Bremner.

Y si Jamie Oliver logra llevar a cabo su revolución alimentaria mundial, creemos que habrá mucho que celebrar.

Como parte de HuffPost Qué está funcionando iniciativa, estamos perfilando personas y organizaciones inspiradoras que están haciendo una contribución positiva a la sociedad al encontrar soluciones a los problemas del mundo.


Mas leido

"El resultado neto de eso es que alguien dice que lo siguiente que debemos hacer es prohibir las tiendas cerca de las escuelas. ¿Dónde terminamos con esto?"

Oliver, quien expuso horrores culinarios como "Turkey Twizzlers" en su programa de 2005 en el Reino Unido, dijo que Lansley se equivocó.

"Decir que las cenas escolares no han funcionado no solo es inexacto, sino que también es un insulto al arduo trabajo de cientos de miles de cenadoras, maestras, directoras y padres ayudantes que se esfuerzan por alimentar a los escolares con una comida nutritiva y caliente para 190 días al año ", dijo.


Mujer que creció en la pobreza comparte la dura realidad de por qué las familias más pobres compran comida chatarra

Sofie Tapia
Miembro de la comunidad

El famoso chef Jamie Oliver ha recibido algo de calor últimamente y no solo en la cocina. A través de su campaña #AdEnough, Oliver ha estado presionando por un impuesto al azúcar que aumentaría los precios de la comida chatarra azucarada y grasosa. Oliver dijo a los parlamentarios: "Esto es un impuesto para bien, esto es un impuesto por amor, esto está diseñado para proteger y dar a las comunidades más desfavorecidas", pero otros encuentran su declaración y campaña hipócritas y dañinas.

Según el Sun, Oliver tiene una bebida de Cookies and Cream, servida en una taza de chocolate, que contiene 46 cucharaditas de azúcar, que es seis veces la cantidad diaria recomendada de azúcar para un niño. Este no fue el único hecho con el que la gente se opuso. La usuaria de Twitter Ketty Hopkins escribió un hilo, que desde entonces se ha vuelto viral, lo que explica exactamente por qué el impuesto dañaría a las comunidades de menores ingresos en lugar de ayudarlas.

El famoso chef Jamie Oliver ha estado en una cruzada para gravar la comida chatarra grasosa y azucarada, que dijo ayudará a las comunidades desfavorecidas, pero no todos están de acuerdo.

El nombre de su campaña es #AdEnough, que busca cambiar la forma en que se anuncia la comida chatarra a los niños. Oliver ha llevado su causa a la televisión y se le puede ver en anuncios que dicen: "¿Es apropiado anunciar alimentos con alto contenido de sal, grasa y azúcar a los niños en el horario de máxima audiencia cuando la obesidad está paralizando el NHS?" servicio de salud, una de las afirmaciones de Oliver & rsquos es que la obesidad está costando a los contribuyentes, debido a problemas médicos relacionados.

Muchos encontraron que las palabras y la campaña de Oliver & rsquos eran hipócritas

Y un usuario de Twitter señaló cómo, si lo lograba, dañaría a las comunidades a las que decía ayudar.

La usuaria de Twitter Ketty Hopkins compartió su propia experiencia al crecer en una familia de bajos ingresos y explicó la dura realidad detrás de por qué una alimentación saludable no siempre fue una opción. Hopkins abordó las situaciones que llevan a las personas a la pobreza en primer lugar utilizando su propia vida.

Y cómo cuando te preocupaba mantener la cabeza fuera del agua, la comida sana no era una opción realista debido a la falta de ingresos. Hopkins llamó a las personas que juzgaban sus malas elecciones alimenticias con suposiciones simples como la pereza.

Si bien Hopkins no aboga por una alimentación poco saludable, simplemente comparte que, en su caso, el resultado de su alimentación poco saludable no afectó significativamente su salud más adelante.

Ella señala que si su padre no hubiera podido pagar estos alimentos grasos y azucarados, es posible que no hubieran comido nada en absoluto, lo que sería el peor de los casos.

Después de compartir su historia, señaló que si el gobierno realmente quiere ayudar a estas personas, necesitan cambiar el sistema que las mantiene en desventaja.

Una extranjera en el Reino Unido compartió cómo se sorprendió de lo costosa que era la alimentación saludable en comparación con su país.

Otros la elogiaron por compartir el hilo revelador.

Casi terminado. Para completar el proceso de suscripción, haga clic en el enlace del correo electrónico que le enviamos.

Bored Panda funciona mejor si cambia a nuestra aplicación de Android

¡Bored Panda funciona mejor en nuestra aplicación para iPhone!

Sofie Tapia se graduó en periodismo de la Universidad de Kentucky. Ahora es una creadora de contenido de espíritu libre que deambula por el mundo reordenando palabras para varios medios. Anteriormente trabajó como reportera para Lebanon Daily News y trabajó como editora tanto en Al-Masry Al-Youm como en Egypt Independent. Puede ser contactada en [email protected]

Cualquiera puede escribir en Bored Panda MÁS INFORMACIÓN

Debería ser de otra manera. Los alimentos saludables deberían ser más baratos en lugar de los alimentos no saludables más caros. Hacer que la comida sea MÁS cara no ayudará a las familias pobres.

Cuando era niño, en los años 80 y 90, la comida chatarra era más cara, ni siquiera recuerdo haberla comido con tanta frecuencia, aparte de tal vez como un regalo especial en un viaje por carretera o algo así, e incluso entonces, por lo general, traíamos comida de verdad. nosotros. En algún momento de mi adolescencia, a fines de la década de 1990, comencé a notar que la comida chatarra se estaba volviendo más barata, mientras que la comida real era más cara, o tal vez simplemente subían los precios de la comida real más rápido, no lo sé. SÉ esto, la mayoría de los principales fabricantes de comida chatarra / alimentos procesados ​​son propiedad de las mismas compañías que felizmente nos venden medicamentos para la diabetes y la presión arterial y cosas por el estilo, para que podamos "controlar" pero no curar nuestros problemas de salud.

No es necesario cocinar una comida entera de pollo asado desde cero para proporcionar una comida saludable y nutritiva, ¡especialmente con los niños! Quesos a la parrilla, verduras y salsa, aguacate sobre tostadas, papas fritas caseras y huevos revueltos. Como mamá, aprendí que cuando se trata de alimentar a los niños, el nivel de presentación y creatividad es CLAVE. Convierte los plátanos en delfines dividiendo la parte superior para hacer una boca y dibujar un par de ojos. Compraré una caja de arándanos en verano, cuando son los más baratos, y luego los congelaré. Les di un nombre genial: "puntos de hielo" y ahora mi hija no se cansa de "puntos de hielo". No puedo hablar por la situación específica de esta niña, pero en mi opinión (y en mi experiencia) realmente no hay excusa para darles a sus hijos comidas congeladas, cereales azucarados y crapola de McDonald's cada dos días. Puede preparar fácilmente una comida mucho más saludable en casa por el mismo costo. ¡Tienes que ser creativo y tienes que estar dispuesto!

Continuación 2 Todo esto es antes de tomar en consideración las diferencias de las personas en persona. ¿Tienen alergias, condiciones que les impiden comer ciertos grupos de alimentos? ¿Hay bloqueos mentales como el autismo en juego? Las aversiones generales a la comida y las alternativas son demasiado caras. Esta publicación le dio una pequeña mirada al mundo de otra persona, un mundo compartido por una gran parte de las personas y, como otros, no logró empatizar realmente con la amplia gama de situaciones que hacen que su solución sea una fantasía. Y como se ha dicho con razón, si la comida procesada / basura aumenta de precio, habrá mucha gente hambrienta, porque no podemos permitirnos pasar al siguiente rango de precios y no nos queda nada allí.

Continuación Ser creativo y elegir los alimentos adecuados para una dieta equilibrada no es el problema, todos lo sabemos y vemos todos los días cuál es la opción correcta. Simplemente no es nuestra elección. He visto publicaciones de personas que intentan calcular los costos actuales de los alimentos en la tienda que dicen "mira, mira, compras estas cosas". O causan problemas con la dieta o proporcionan un plan de alimentación perfectamente equilibrado que se puede mantener durante la mitad del tiempo antes del próximo cheque de pago. porque olvidan los otros gastos de la vida y lo poco que obtenemos como ingresos. Pero todo está bien, ¿verdad? Porque mis ingresos semanales subieron alrededor de £ 1 este mes de abril "Yay". cubre un buen tercio de mi aumento en los costos semanales de gas. simplemente ignoremos las otras inflaciones porque esa ya es una comparación deprimente. Tengo £ 2 menos para gastar cada cheque de pago en comida debido solo al gas.

Créame, no es McDonalds y comida azucarada (esperamos que sea tan buena). Y como ella dijo correctamente, no se trata solo de comprar la comida, es el estado mental detrás de la persona que ha sido afectada y oprimida. Si pudiera permitirme comprar cualquier alimento que quisiera, créame, no obtendría mi ingesta de comidas preparadas de £ 1. Incluso cuando compra en secciones reducidas, no puede permitirse mantener lo que se requiere para una dieta saludable cuando tiene beneficios o bajos ingresos. La elección de alimentos que dio es un ejemplo de lo desconectado que está de este problema. las verduras son demasiado caras. Entonces está limitado a las latas que tienen un sabor horrible o insípido, lo que también afecta el estado mental al querer esforzarse en cocinar la comida. No solo eso sino que te olvidas del almacenamiento, crees que tenemos neveras y congeladores gigantes para almacenar comida preparada, no y vivir solo lo empeora, porque si intentas comprar a granel, que es más rentable, todo se caduca antes que tú. puede terminarlo.

Derecha. Deje que una madre soltera dedique otra hora (como mínimo) a cocinar DIARIAMENTE después de que regrese a casa después de 12 horas de trabajo. Ni siquiera hablar de aguacates que son caros. No se trata de tu creatividad con la comida para niños. Se trata de la comida en sí. No necesitaba ninguna presentación para mi comida cuando era niño. Estaba feliz de tenerlo en mi pobre familia.

Ahora consigue la depresión y trabaja 12 horas al día en un trabajo de salario mínimo y luego vuelve con nosotros y cuéntanos lo fácil que es.

Los advocados son caros y para hipsters.

¡Pero entonces los ricos no pueden odiar a los pobres! ¡Cómo te atreves a quitarles eso!

Es increíble verte gimotear idiotas. Somos pobres: reeeeeeeeeeeeeeeeee. "Defensores" de los pobres: reeeeeeeeeeeeee.

Uno de los problemas con la propuesta de Oliver es que es punitiva (el palo en lugar de la zanahoria). Hará que comer sea más difícil para los pobres, las únicas personas que necesitan ayuda. En su lugar, debería crear un subsidio para las verduras y frutas frescas, haciéndolas asequibles.

Yael, vivo en Australia y los plátanos cuestan entre $ 3 y $ 5 el kilo, que son aproximadamente 5-6 plátanos (según el tamaño). Pasamos en promedio 3 bolsas de manzanas a la semana a $ 3.50- $ 5 la bolsa. Afortunadamente tengo suerte y puedo permitirme comprar alimentos nutritivos, pero no soy lo suficientemente ignorante como para saber que no es el caso de todos. Una bandeja familiar de lasaña cuesta $ 10, pero comprar todos los ingredientes usted mismo para alimentar a la misma cantidad de personas es el doble. Las hojas de lasaña cuestan $ 3, la carne picada cuesta $ 7 y eso no incluye verduras, salsa de lasaña, queso, etc. Termina siendo el doble de la cantidad. Pastel de carne, puede comprar un paquete de 6 por $ 5- $ 6, pero para hacer la misma cantidad, costará $ 3 por hojaldre, $ 7 por carne picada, $ 1 de harina y mantequilla para hacer la masa de masa corta, y luego agregue cosas como cebolla, salsa , ajo, etc. 2 latas de sopa cuesta $ 3 pero comprar ingredientes para hacer sopa es el triple del precio. Para tacos $ 7 por carne picada, luego agregue tomates $ 2, lechuga $ 2- $ 3, queso $ 4, agregue condimentos y especias, tacos o envolturas, etc., cuando pueda comprar 3 pizzas caseras prefabricadas por $ 9.99. Además, si todos pueden pagar lo que usted dijo, no habría necesidad de que los bancos de alimentos u otras organizaciones benéficas ayuden a alimentar a las personas que no pueden pagar los alimentos, y mucho menos alimentos nutritivos.

Yale, vivo al lado de Australia, en Nueva Zelanda, tenemos monedas, culturas y problemas de precios de alimentos similares. Como dijo Foxxy, comprar ingredientes para hacer una comida supera el costo de la misma comida preparada previamente. Somos naciones aisladas con una gran distancia para que los alimentos viajen para llegar hasta nosotros. Incluso los alimentos que producimos son demasiado caros. Hace unos años, la leche costaba más que la gasolina y nuestra principal exportación son los lácteos. En cuanto a su comentario de trabajo, no tiene idea de qué otros factores están pasando las personas. Y como Foxxy dijo que puede pagar alimentos nutritivos, simplemente está señalando que no todas las personas pueden hacerlo. No tengo trabajo, soy madre soltera. Qué opinas. Y esto es lo que no sabías: tengo espina bífida, casi muero hace dos años, tomo 13 medicamentos diferentes por día para sobrevivir, me falta la mitad de mi tracto digestivo. Toda mi energía se dedica a criar a mi hijo. ¿Debería ser juzgado?

Yael, lee mis comentarios correctamente. Ya he dicho que podemos permitirnos alimentar a nuestros hijos con alimentos nutritivos. Pero no es el caso de muchas familias. Además, no puedo conseguir un trabajo. Tengo 2 hijos con discapacidades que tienen citas regulares, no conduzco, no tengo calificaciones, referencias o habilidades y tengo algunos problemas de salud propios. Desafortunadamente, nadie me contratará porque tengo que ser exigente con las horas que trabajo debido a las constantes citas. Terapia del habla, terapia ocupacional, fisioterapia, psicología, pediatra, médico de cabecera, etc., solo por nombrar algunos. No puedo conseguir ningún trabajo simplemente porque tengo una deformidad en la cadera (coxa profunda bilateral y coxa vulga), no puedo sentarme durante períodos prolongados y no puedo estar de pie durante períodos prolongados, por lo que necesito encontrar un equilibrio. Hay escasez de trabajos donde estoy y porque no tengo habilidades ni nada y tengo 32 años lo hace aún más difícil. Tampoco conduzco, así que debido a las citas regulares de mis hijos, necesito un trabajo cerca. Pero, nuevamente, podemos permitirnos alimentos nutritivos, pero no siempre fue así.

Lauren Caswell, sabes lo que también apesta. Australia tiene muchos productos maravillosos, pero enviamos muchos de nuestros productos de alta calidad al extranjero (especialmente carne) y nos cobran precios ridículos. Fui a comprar un rosbif como regalo el otro día y el más barato fue de aproximadamente $ 17.00 para un pequeño y enojado. También nos obsequié con unas costillas de cerdo marinadas y por 2 costillas me costó $ 39, nunca volveré a comprar eso. Pero incluso para los cortes más baratos es caro. Puede que tengamos mejores salarios, pero nuestro costo de vida en general es escandaloso. En Adelaide (donde vivo), pagamos las tarifas de electricidad más altas del mundo. Adelaide paga las tarifas de agua más altas de Australia. La gasolina / diésel fluctúa entre $ 1,20 y $ 1,80 por litro y solo estas pocas cosas añaden muchos costos adicionales a nuestra comida.

Foxxy: como estadounidense lo suficientemente afortunado de visitar su hermoso país, me sorprendió (con la boca abierta) el alto costo de los comestibles. Correr por la mañana a McDonalds por jugo de naranja, galletas y café fue una barbaridad. Mis hijos tenían entre 11 y 13 años en ese momento y, al ser de California, estaban acostumbrados a una gran cantidad de frutas y verduras frescas. Iba al mercado de agricultores dos veces por semana y consumíamos cantidades masivas de frutas y verduras. Tuve que decirles que no mientras estuve en Australia. No hay plátano esta mañana. No hay aguacate en esa tostada. Era demasiado caro y tuvimos la suerte de estar allí, pero ahorramos durante mucho tiempo. No puedo imaginarme no tener acceso a productos frescos y baratos.


1. Berza

Whole Foods se vio envuelta en una gran controversia en enero cuando tuiteó una imagen de berza con un enlace a una receta sobre cómo cocinar las coles. Los usuarios de Twitter entraron en la imagen adjunta al tweet, que incluía algo que la gente negra probablemente nunca jamás haya arrojado en una gran olla de verduras: cacahuetes. #SaludNo. Como si eso no fuera lo suficientemente malo, solo esta semana, Neiman Marcus comenzó a vender hojas de col por $ 66 (más $ 15 de envío). Por $ 66, las verduras saben mejor a arco iris y lágrimas de unicornio.


¿Qué sugerencias tiene para mejorar el almuerzo en su escuela?

En "¿Qué pasa si los niños administran el comedor escolar?" Anahad O'Connor informó sobre FoodCorps, una organización sin fines de lucro que conecta a los niños con alimentos saludables en las escuelas.

We asked students to tell us what they thought about FoodCorps, the lunches at their school and their cafeteria experience overall. Many shared suggestions for improving the quality of the food offered, as well as ideas for minimizing the amount of waste.

More diverse options

Although I can attest to how picky some of my peers may be, I believe that some schools do not provide meal plans that reflect the culture and tastes of students. I do think that a survey would work as long as students are advised to provide recommendations within the standards of a balanced diet. My high school upgraded its salad bar and deli options sometime around last year. I noticed that the main dishes were mostly the same. Now, instead of giving diverse options that nobody liked, the lunch ladies would serve the “fan favorite” meals every day. Having too much of anything is no good, which is why I would personally like to see this implemented in my school.

Diversity would be great in school lunches, like more ethnic food that has a strong foothold in the American cuisine. However, the problem with vegans and vegetarians is that unfortunately they make up a tiny population of people who eat lunch, and I would see a challenge for an entire system to adapt to the minority. Even though the whole system might not be able to adapt, that isn’t to say change is impossible. An option of a salad bar would be fantastic, with options being available to those who happen to be vegan or vegetarian. I agree that there needs to be more fruit and vegetables, but the problem is we are dealing with teenagers who couldn’t care less about eating healthy. The challenge is to make healthy food seem appealing to the junk food-filled mind of a teenager.

In school kids should be able to pick between a variety of foods, but currently they only give you a few foods. I also believe schools should give less food, it says in the article “kids receive half of their daily calories in school. I think kids are too limited on their lunch. They could also make healthier foods like make kids eat more vegetables. The school doesn’t serve the best food all the time but they do enough to help you help pretty well.

Fresh and healthy food

I do think it is better for students to “discover what they love to eat” instead of adults at their school “telling them what they should eat.” When I was in elementary school, I would see my friends grab an apple or some type of vegetable because it was mandatory. At the end of the period, they would throw it out because they didn’t even want it in the first place. I believe that if a child is forced to complete a task, they cannot decide for themselves and pick up those healthy habits in the end.

Although I rarely eat their lunch, many of my friends eat it everyday. I have noticed that there is always Pizza and fries. I believe that a menu like this is extremely unhealthy for us and puts us into a habit of eating it without realizing its unhealthy because we are presented with these limited options. Programs like these should interfere in all schools and reach especially young children so they are aware and used to the healthy aspects of eating. It’s our right to suggest and customize healthy options in the school’s lunch menu because we are the ones to eat.

If other countries around the world can make beautiful looking meals for their students, America can most definitely do so too. If only we invested more in the well-being of children than two trillion in weaponry, a third of children wouldn’t be obese. I think what America needs to do is to start spending its money on organic foods over weapons. While redoing every single public school in the country is outrageous, bringing in fresher food options is more reasonable. An idea to start is having students send in recipes or the names of meals, then a polling process for the whole district using the main suggestions could be used to create a whole new menu. After the new menu, a good business can be in charge of making the food for the schools in the district. It’s a perfect solution to a seemingly impossible conundrum.

Creative alternatives

Although we are in high school, my peers would rather go hungry than eat their vegetables and fruits. So much food and hard work are wasted as they selfishly throw them away. I think that the menu has to change to combat this wasteful eating, not the kids themselves. Like the article suggested, my friends would much rather eat soups made from vegetables rather than eating them plain. Chances are that they would at least try the soup just because it is new to the menu. Even though the soups would contain the vegetables that are usually thrown away, the students would not even know they are eating them. They would ultimately be being tricked into eating their vegetables, just like their parents did to them as a kid.

Through electives I have taken as a high schooler, such as culinary arts, I can attest to the wonders that come with putting work and effort into creating something yourself to consequently value that creation much more. I used to be a very picky eater, however after giving myself the initiative to prepare food for myself in class, I very quickly was able to expand the amount of healthy foods I would genuinely enjoy eating. I think this same effect is occurring with the children participating in these food programs. They grow their own vegetables, are given choices in regards to how they eat these foods, and thus value these foods so much more than they would have if the adults had done all the work themselves.

Longer lunch periods

My biggest grievance with lunches isn’t the bad food, or the lack of choice, or even the smell. It’s the short lunches we’re stuck with now. A few years ago, the whole school had a

45 minute lunch where you could get tutoring, go to clubs, eat, and hang out with friends, all in the same period. Fue grandioso. Fast forward 2 years, and we aren’t even allowed to eat outside during our 25-minute lunches. The cafeteria is always way too crowded, and the lines are insane. There is so much more I could do if lunch was just a little bit longer, or if the lines were just a little bit shorter.

When I was in middle school we had about 20 minutes of lunch. It took about half that time to get through the lunch line. I remember my friends staying at our table and not going through the line to just sit, relax, and talk. Making sure there is enough time for kids to socialize and eat is very important. More kids will take the time to go through the lunch line and less food will get thrown out at the end of the day.

Better training for cafeteria workers

If you look up school lunches around the world you would be amazed at how good the food looks. It looks like food I would order at a nice restaurant, not a cafeteria. Their lunches also have to be extremely cost friendly as well to afford feeding all the students the school may have. If other countries can have great lunches at great prices why can’t we? All it would take would be better training for the cafeterias, smarter ways to source high quality food, and have programs that get the kids involved with what they are eating which would increase consumption and decrease cost. I am no expert in business but that sounds like a very smart plan to me.

Bigger budgets for school lunches

I know that the lunch people who prepare our food try their best and they volunteer to sever us our meals, but I feel that the schools should be giving more money to the meals that they feed us. I love eating meals that come off the grills, when they vegetables are off the grill and they’re all warm, but when I look at what the lunch men and lady’s use all they use are ovens. I feel that if we want kids to have better meals is for more money to go to the lunches and what they use to make them.

A sharing table to prevent waste

One good thing our school has done is that we have a “sharing table,” where people can put the extra food that they do not desire to eat. This saves from wastage, but in my opinion, you spend your own money on lunch, and now you are giving away the things you bought. In other words, you are paying to not eat. Additionally daunting is the fact that I observe, everyday, people who scrape entire meals into the trash can, mostly out of sheer laziness. It may be more effective to have students “discover what they love to eat” rather than adults “telling kids what they should eat” because teen brains are hard-wired to always go against a command, even though it may not necessarily be bad.

My school tries to be healthy but sometimes healthy food isn’t delicious food. My school also requires us to grab a fruit or juice for breakfast even if we don’t eat it. Though, we do have a system where if you don’t want something, you put it on a table not everyone follows it. Most of the time people just throw the food in the trash can while they are throwing their other food away. This could be easily fixed if the school ordered fast food but then it wouldn’t be a healthy option. It’s hard to make something kids like and have it be healthy without it being too expensive.

School gardens

I am in Horticulture II right now, and I took Horticulture 1 last fall. We have gardens and greenhouses back behind the school and we grow vegetables in huge proportions. I believe this could be used to an advantage, if we take the great-tasting, homegrown vegetables and used them in the cafeteria rather than importing sludge that is only classified as a vegetable because of the color, the results would be substantial. Another problem is our short lunch periods. The lines are too long, the cafeteria is too small, and we are now being refused the right to even eat outside. Students don’t even have enough time to finish their food, which contributes to not only the nutrient problem, but also the excessive food waste.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

One worker said at the time: 'I'm really angry because Jamie won't be the one looking for a job and struggling to pay his bills, it'll be poor saps like us who worked for him.'

Experts say the growth of takeaway apps, and a 'saturation' of food chains on Britain's high streets contributed to eroding the company's earnings.

The crumbling chain was also beset by a tide of poor reviews, including from restaurant critic Marina O'Loughlin who in 2018 said she would have to be 'paid to go back' to his restaurant in Westfield London.

The chef himself previously blamed his empire's parlous state on Brexit, which he said was among the factors which caused a 'perfect storm', as well as rental costs, local government rates and the increase in the minimum wage.

Builders were spotted working on Oliver's new multi-million-pound country pad in Essex - three weeks after his restaurant empire collapsed with the loss of 1,000 jobs

In 2017 the father-of-five, who lives in a £6million 16th century Essex mansion, ploughed £12.7million of his own money into his struggling business after being given two hours to save the chain.

According to Companies House, Jamie Oliver Holdings Ltd - the umbrella company under which he runs his myriad businesses - turned over £32 million last year - a staggering £87,670 a day.

But Jamie's Italian was on the brink of collapse two years ago with the chef revealing in an interview it had 'simply run out of cash' and run up millions in debt.

The celebrity chef, wife Jules and their children Poppy, 17, Daisy, 16, Petal, 10, Buddy Bear, eight, and River, two, currently live in a £8.9million mansion off Hampstead Heath, north London.

But it looks like the family are making the move to the county where the father-of-five was born and bred as renovations appear to be complete.

The 44-year-old previously clashed with planning officials at Braintree Council over plans to move an ancient pot hook at Spains Hall so he can 'create new dishes using historical cooking methods'.

The Elizabethan country house, which dates back to 1570, has been covered in scaffolding as builders work on the roof. A large number of trade vans were spotted in the grounds of the property and a full skip was seen near the house

According to the council, there was 'no clear evidence to support its removal' from a bedroom to a kitchen.

Listed buildings are considered nationally important and therefore in most cases have extra legal permission when it comes to planning and any amendments to the property.

Planning documents submitted to Braintree District Council show that the chef wants to move the 'trammel' hook, which was once used to hold a pot over a kettle, over a fire while cooking.

Documents also show that he plans to strip out book shelves from the library, sort out the historic floorboards, repair windows and replace beams.

I looks like the family are making the move to the county where the father-of-five was born and bred as renovations appear to be complete.

More videos

Shocking moment lion tamer is attacked by lioness at Russian circus

Prince William arrives for opening of the General Assembly

Prince Harry crosses arms and closes eyes during EDMR session

Free Palestine protesters smash up car in High Street Kensington

People run in panic as volcano Nyiragongo erupts in Congo

6-year-old boy dies after being shot during road rage incident

Highly active volcano Mount Nyiragongo erupts in Congo

Prince Harry talks pressures of royal duty making him sweat

Animal rights activists blockade McDonald's distribution centre

Queen departs HMS Queen Elizabeth ahead of its deployment

Drunken thug repeatedly punches a pensioner in road rage attack

Virgin Galactic rocket ship ascends from New Mexico

How did Jamie go from Naked Chef TV star to failing restaurateur?

Pictured: Jamie Oliver on The Naked Chef during its second series in 2000

Born to pub owners Trevor and Sally Oliver in Clavering, Essex, Jamie Oliver practised cooking in the kitchen with his parents and sister.

A severe dyslexic, he left school at 16 with two GCSEs.

He went on to attend Westminster Technical College, earning a qualification in home economics, before getting a job as a pastry chef at the London restaurant of Italian cook Antonio Carluccio.

He first hit TV screens aged 23 on The Naked Chef, establishing his reputation as a cheeky, laid-back cook from Essex.

The BBC series was praised at the time for inspiring men to cook. It first aired on April 14th in 1999 and ran for three series and including Christmas specials.

Jamie met his wife, Juliette — known as Jools — at college in 1993 when the pair were just 18.

They married in Essex in June 2000, with a low-key reception in Jamie’s parents’ garden, to which the chef wore a pale blue Paul Smith suit and snakeskin brogues.

Jools worked as a waitress before becoming a TV assistant, model and, briefly, her husband’s PA.

The couple have five children - Poppy Honey Rosie, 17 Daisy Boo Pamela, 15 Petal Blossom Rainbow, 10 Buddy Bear Maurice, eight and River Rocket Blue Dallas, two.

He went on to present more than 25 cooking series, spearheading a campaign for improved nutrition in school meals.

Oliver (pictured in 2002), first hit TV screens aged 23 on The Naked Chef, establishing his reputation as a cheeky, laid-back cook from Essex

Jamie famously waged war on Turkey Twizzlers in 2005, when he visited Westminster to speak with politicians about his healthy school dinners campaign.

The chef also released a host of accessible cookery books, including 'Jamie's 15 Minute Meals' and 'Everyday Super Food'.

He opened his first Jamie's Italian in Oxford in 2008, growing it to more than 60 restaurants worldwide.

In 2017 the restaurant chain lost almost £20million and was forced to close several of its branches.

It teetered on the edge of bankruptcy last year before the chef injected £12.7million of his savings into the business.

He cited rents, rates, the high street declining, food costs, Brexit and an increase in the minimum wage as potential factors.

That year he closed the last of his Union Jacks eateries and scrapped his magazine Jamie, which had been in print for almost 10 years. The father-of-five went on to describe that year as the worst of his life.

By 2018, Jamie's Italian was struggling with debts of £71.5million. More than 600 people lost their jobs earlier this year the chain said it would close 12 sites.

Today he announced that his restaurant group had gone into administration. Jamie's Italian, Barbecoa and Fifteen have appointed KPMG to oversee the process.

Despite his financial woes, Jamie recently splashed out £6 million on a 16th century Essex mansion, in a 70-acre estate, complete with ghost. He’s reportedly planning to convert outhouses into a mega-kitchen from which he can film shows and hold his masterclasses.

He and Jools spent £8.9 million on a Grade II-listed mansion near Hampstead Heath, north London, in 2016, and spent two years renovating it.

It boasted seven bedrooms, an open-plan kitchen with cream Aga, a grand piano and a Louis XV-style bed worth £2,200, it’s certainly impressive.

The Olivers have fitted the house with some quirky features, including a wood-fired pizza oven, a treehouse bed and a vegetable patch for the children.

Jamie hired his brother-in-law, Paul Hunt, married to his sister Anna-Marie, to run Jamie Oliver Ltd in 2014 — and last year Hunt assumed responsibility for the restaurants, too.

But some of his methods — such as making staff redundant over Christmas and cutting ties with Jamie’s friends and culinary mentors — have led to a reputation for ruthlessness.

Last year, an anonymous insider described him as an ‘arrogant, incompetent failure’ who was ‘running the business into the ground’.

Jamie rebutted the claims, saying the story was ‘nonsense’ and that Paul was ‘a loyal brother-in-law and loving father as well as a strong and capable CEO’.

Jamie (pictured in 2013) famously waged war on Turkey Twizzlers in 2005, when he visited Westminster to speak with politicians about his healthy school dinners campaign


Desmenuzar

This basic mince is really versatile and very cheap to make. You can serve with the spaghetti, baked potatoes or with rice.

Total cost: £2.80 (Asda)
Cost per person: 70p

Elementos: Smartprice mince (454g) £1.36, onion 10p, carrots 20p, chestnut mushrooms (250g) 80p, Smartprice chopped tomatoes (400g) 34p

Image credit: TI Media Limited


Ver el vídeo: Gordon Ramsays Emotional u0026 Sincere Apology to Jamie Oliver (Diciembre 2021).