Nuevas recetas

Los estadounidenses beben menos azúcar, "impuesto al azúcar" o no

Los estadounidenses beben menos azúcar,

En un intento por disuadir a los clientes de comprar bebidas azucaradas en tiendas de conveniencia y restaurantes, muchos han propuesto aumentar los precios de los refrescos, jugos y artículos igualmente azucarados. una especie de "impuesto al azúcar". Pero aparentemente los estadounidenses no necesitan un impuesto para que dejen de comprar estas bebidas; en todo el país, las compras de bebidas azucaradas se han desplomado.

Un nuevo estudio reveló que tanto los niños como los adultos han retrasado lentamente sus compras de bebidas azucaradas. Menos consumidores gastan su dinero en estos productos cargados de azúcar, en lugar de optar por agua o opciones menos azucaradas.

"El consumo de bebidas azucaradas está disminuyendo en general", explicó la autora principal del estudio, Sara Bleich. Bleich informó que el consumo de bebidas ha disminuido en general, incluso para bebidas más saludables. La gente simplemente está optando por el agua para apaga su sed.

Los datos evaluaron la diferencia en los hábitos de bebida durante un período de 10 años, registrando primero los datos en 2003-2004 y siguiendo con una segunda ronda de preguntas una década después. Los resultados mostraron una disminución del 19 por ciento en el consumo de bebidas azucaradas en los niños y una disminución del 11,5 por ciento en los adultos.

Esos pueden parecer pequeñas gotas en los números, pero se acumulan con bastante rapidez. Por ejemplo, los niños ingieren un promedio de 33,616 calorías menos por año de estas bebidas. Los adultos reducen 19.126 calorías al año de bebidas como las gaseosas.

Algunos grupos demográficos, como adolescentes, adultos jóvenes, negros, mexicoamericanos e hispanos no mexicanos han seguido comprando estas bebidas calóricas, independientemente de las advertencias de los educadores y los medios de comunicación sobre los peligros de beberlos.

Los esfuerzos para educar a las personas sobre los riesgos para la salud de los refrescos han sido extensos. En los Estados Unidos, un estudio encontró que los esfuerzos para aumentar la conciencia sobre el azúcar en las gaseosas han sido tan fuertes que la industria de las gaseosas gastó $ 107 millones a nivel estatal y local desde 2009 para hacer retroceder los impuestos a las gaseosas y las etiquetas de advertencia de las bebidas.

Filadelfia era una de las ciudades exitosas en implementar un impuesto a las bebidas gaseosas - lo que, según los comerciantes y distribuidores, ha provocado que las ventas caigan hasta en un 50 por ciento. Sin embargo, los resultados del nuevo estudio implican que la gente de todo el mundo está bebiendo menos refrescos, independientemente del precio.

Por supuesto, la gaseosa no es la única bebida azucarada en la lista traviesa. Cualquier bebida hecha con azúcar agregada, jarabes u otros edulcorantes es una mala noticia para su cuerpo y de hecho, podría provocarle un brote de acné, como estas 9 bebidas populares.


Para frenar los hábitos de consumo de bebidas azucaradas de los niños, los pediatras ahora piden impuestos a los refrescos

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables. Melissa Lomax Speelman / Getty Images ocultar leyenda

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables.

Melissa Lomax Speelman / Getty Images

Los pediatras han advertido durante mucho tiempo a los padres sobre los riesgos de consumir demasiadas bebidas azucaradas, incluido el vínculo con la diabetes tipo 2 y la obesidad.

Ahora, el grupo de médicos infantiles más importante del país, la Academia Estadounidense de Pediatría, junto con la Asociación Estadounidense del Corazón, ha respaldado una serie de estrategias diseñadas para frenar el consumo de los niños, incluidos los impuestos a las bebidas azucaradas, los límites a la comercialización de bebidas azucaradas para los niños y Incentivos financieros para fomentar opciones de bebidas más saludables.

"Para los niños, la mayor fuente de azúcares agregados a menudo no es lo que comen, es lo que beben", dice Natalie Muth, pediatra y autora principal de la nueva declaración de política conjunta. Según una estimación, los niños y adolescentes obtienen aproximadamente el 17 por ciento de sus calorías de los azúcares agregados, y aproximadamente la mitad de esas calorías provienen de las bebidas.

Si bien el consumo de bebidas azucaradas ha disminuido en los EE. UU., Los niños y adolescentes todavía consumen alrededor de 150 calorías al día, en promedio, de ellas. Eso es aproximadamente 12 onzas por día. Pero la asociación del corazón recomienda que los niños no consuman más de 8 onzas por semana.

"Hay una gran diferencia entre lo que bebe un niño típico y las recomendaciones", dice Muth. Según una estimación, las bebidas endulzadas representan al menos una quinta parte del peso ganado entre 1977 y 2007 entre las personas en los EE. UU.

La nueva declaración pide a los legisladores locales, estatales y nacionales que consideren aumentar el precio de las bebidas azucaradas. Muth dice que se ha demostrado que los impuestos a las bebidas azucaradas tienen éxito. Ella dice que los impuestos son "un gran ejemplo de una forma de aumentar el precio de las bebidas azucaradas, que sabemos que disminuye el consumo". La AAP y la AHA señalan que dichos impuestos ya están vigentes en ciudades de EE. UU., Incluidas Berkeley, California y Filadelfia.

Como informamos, un estudio publicado el año pasado encontró que los habitantes de Filadelfia tenían aproximadamente un 40 por ciento menos de probabilidades de beber bebidas azucaradas a diario después de que el impuesto entrara en vigor, en comparación con las personas de las áreas circundantes que no tenían un impuesto a las bebidas azucaradas. (Una advertencia: otros estudios sugieren que las personas en las ciudades con impuestos a los refrescos saldrán de la ciudad para comprar bebidas azucaradas).

La industria de las gaseosas ha gastado millones de dólares para defenderse de los impuestos a las gaseosas. Y la Asociación Estadounidense de Bebidas argumenta que hay una mejor manera de reducir la cantidad de azúcar que los consumidores obtienen de las bebidas. "Apoyamos a los padres que quieren menos azúcar en la dieta de sus hijos creando más bebidas que nunca con menos o nada de azúcar", dice William Dermody, portavoz de la ABA. "Hoy en día, el 50 por ciento de todas las bebidas vendidas contienen cero azúcar a medida que avanzamos hacia el objetivo de reducir las calorías de las bebidas consumidas en un 20 por ciento para 2025".

La nueva declaración de política conjunta también pidió a los gobiernos federal y estatal que apoyen los esfuerzos para disminuir la comercialización de bebidas azucaradas para niños y adolescentes. "Como nación tenemos que decir 'no' a la avalancha de marketing de bebidas azucaradas para nuestros hijos", dijo Rachel Johnson, profesora emérita de nutrición en la Universidad de Vermont y ex presidenta del comité de nutrición de la AHA, en un declaración. "Sabemos lo que funciona para proteger la salud de los niños y es hora de que establezcamos políticas efectivas que reduzcan las tasas de consumo de bebidas azucaradas, tal como lo hemos hecho con el tabaco".


Para frenar los hábitos de consumo de bebidas azucaradas de los niños, los pediatras ahora piden impuestos a los refrescos

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables. Melissa Lomax Speelman / Getty Images ocultar leyenda

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables.

Melissa Lomax Speelman / Getty Images

Los pediatras han advertido durante mucho tiempo a los padres sobre los riesgos de consumir demasiadas bebidas azucaradas, incluido el vínculo con la diabetes tipo 2 y la obesidad.

Ahora, el grupo de médicos infantiles más importante del país, la Academia Estadounidense de Pediatría, junto con la Asociación Estadounidense del Corazón, ha respaldado una serie de estrategias diseñadas para frenar el consumo de los niños, incluidos los impuestos a las bebidas azucaradas, los límites a la comercialización de bebidas azucaradas para los niños y Incentivos financieros para fomentar opciones de bebidas más saludables.

"Para los niños, la mayor fuente de azúcares agregados a menudo no es lo que comen, es lo que beben", dice Natalie Muth, pediatra y autora principal de la nueva declaración de política conjunta. Según una estimación, los niños y adolescentes obtienen aproximadamente el 17 por ciento de sus calorías de los azúcares agregados, y aproximadamente la mitad de esas calorías provienen de las bebidas.

Si bien el consumo de bebidas azucaradas ha disminuido en los EE. UU., Los niños y adolescentes todavía consumen alrededor de 150 calorías al día, en promedio, de ellas. Eso es aproximadamente 12 onzas por día. Pero la asociación del corazón recomienda que los niños no consuman más de 8 onzas por semana.

"Hay una gran diferencia entre lo que bebe un niño típico y las recomendaciones", dice Muth. Según una estimación, las bebidas endulzadas representan al menos una quinta parte del peso ganado entre 1977 y 2007 entre las personas en los EE. UU.

La nueva declaración pide a los legisladores locales, estatales y nacionales que consideren aumentar el precio de las bebidas azucaradas. Muth dice que se ha demostrado que los impuestos a las bebidas azucaradas tienen éxito. Ella dice que los impuestos son "un gran ejemplo de una forma de aumentar el precio de las bebidas azucaradas, que sabemos que disminuye el consumo". La AAP y la AHA señalan que dichos impuestos ya están vigentes en ciudades de EE. UU., Incluidas Berkeley, California y Filadelfia.

Como informamos, un estudio publicado el año pasado encontró que los habitantes de Filadelfia tenían aproximadamente un 40 por ciento menos de probabilidades de beber bebidas azucaradas a diario después de que el impuesto entrara en vigor, en comparación con las personas de las áreas circundantes que no tenían un impuesto a las bebidas azucaradas. (Una advertencia: otros estudios sugieren que las personas en las ciudades con impuestos a los refrescos saldrán de la ciudad para comprar bebidas azucaradas).

La industria de las gaseosas ha gastado millones de dólares para defenderse de los impuestos a las gaseosas. Y la Asociación Estadounidense de Bebidas argumenta que hay una mejor manera de reducir la cantidad de azúcar que los consumidores obtienen de las bebidas. "Apoyamos a los padres que quieren menos azúcar en la dieta de sus hijos creando más bebidas que nunca con menos o nada de azúcar", dice William Dermody, portavoz de la ABA. "Hoy en día, el 50 por ciento de todas las bebidas vendidas contienen cero azúcar a medida que avanzamos hacia el objetivo de reducir las calorías de las bebidas consumidas en un 20 por ciento para 2025".

La nueva declaración de política conjunta también pidió a los gobiernos federal y estatal que apoyen los esfuerzos para disminuir la comercialización de bebidas azucaradas para niños y adolescentes. "Como nación tenemos que decir 'no' a la avalancha de marketing de bebidas azucaradas para nuestros hijos", dijo Rachel Johnson, profesora emérita de nutrición en la Universidad de Vermont y ex presidenta del comité de nutrición de la AHA, en un declaración. "Sabemos lo que funciona para proteger la salud de los niños y es hora de que establezcamos políticas efectivas que reduzcan las tasas de consumo de bebidas azucaradas, tal como lo hemos hecho con el tabaco".


Para frenar los hábitos de consumo de bebidas azucaradas de los niños, los pediatras ahora piden impuestos a los refrescos

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables. Melissa Lomax Speelman / Getty Images ocultar leyenda

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables.

Melissa Lomax Speelman / Getty Images

Los pediatras han advertido durante mucho tiempo a los padres sobre los riesgos de consumir demasiadas bebidas azucaradas, incluido el vínculo con la diabetes tipo 2 y la obesidad.

Ahora, el grupo de médicos infantiles más importante del país, la Academia Estadounidense de Pediatría, junto con la Asociación Estadounidense del Corazón, ha respaldado una serie de estrategias diseñadas para frenar el consumo de los niños, incluidos los impuestos a las bebidas azucaradas, los límites a la comercialización de bebidas azucaradas para los niños y Incentivos financieros para fomentar opciones de bebidas más saludables.

"Para los niños, la mayor fuente de azúcares agregados a menudo no es lo que comen, es lo que beben", dice Natalie Muth, pediatra y autora principal de la nueva declaración de política conjunta. Según una estimación, los niños y adolescentes obtienen aproximadamente el 17 por ciento de sus calorías de los azúcares agregados, y aproximadamente la mitad de esas calorías provienen de las bebidas.

Si bien el consumo de bebidas azucaradas ha disminuido en los EE. UU., Los niños y adolescentes todavía consumen alrededor de 150 calorías al día, en promedio, de ellas. Eso es aproximadamente 12 onzas por día. Pero la asociación del corazón recomienda que los niños no consuman más de 8 onzas por semana.

"Hay una gran diferencia entre lo que bebe un niño típico y las recomendaciones", dice Muth. Según una estimación, las bebidas endulzadas representan al menos una quinta parte del peso ganado entre 1977 y 2007 entre las personas en los EE. UU.

La nueva declaración pide a los legisladores locales, estatales y nacionales que consideren aumentar el precio de las bebidas azucaradas. Muth dice que se ha demostrado que los impuestos a las bebidas azucaradas tienen éxito. Ella dice que los impuestos son "un gran ejemplo de una forma de aumentar el precio de las bebidas azucaradas, que sabemos que disminuye el consumo". La AAP y la AHA señalan que dichos impuestos ya están vigentes en ciudades de EE. UU., Incluidas Berkeley, California y Filadelfia.

Como informamos, un estudio publicado el año pasado encontró que los habitantes de Filadelfia tenían aproximadamente un 40 por ciento menos de probabilidades de beber bebidas azucaradas a diario después de que el impuesto entrara en vigor, en comparación con las personas de las áreas circundantes que no tenían un impuesto a las bebidas azucaradas. (Una advertencia: otros estudios sugieren que las personas en las ciudades con impuestos a los refrescos saldrán de la ciudad para comprar bebidas azucaradas).

La industria de las gaseosas ha gastado millones de dólares para defenderse de los impuestos a las gaseosas. Y la Asociación Estadounidense de Bebidas argumenta que hay una mejor manera de reducir la cantidad de azúcar que los consumidores obtienen de las bebidas. "Apoyamos a los padres que quieren menos azúcar en la dieta de sus hijos creando más bebidas que nunca con menos o nada de azúcar", dice William Dermody, portavoz de la ABA. "Hoy en día, el 50 por ciento de todas las bebidas vendidas contienen cero azúcar a medida que avanzamos hacia el objetivo de reducir las calorías de las bebidas consumidas en un 20 por ciento para 2025".

La nueva declaración de política conjunta también pidió a los gobiernos federal y estatal que apoyen los esfuerzos para disminuir la comercialización de bebidas azucaradas para niños y adolescentes. "Como nación tenemos que decir 'no' a la avalancha de marketing de bebidas azucaradas para nuestros hijos", dijo Rachel Johnson, profesora emérita de nutrición en la Universidad de Vermont y ex presidenta del comité de nutrición de la AHA, en un declaración. "Sabemos lo que funciona para proteger la salud de los niños y es hora de que establezcamos políticas efectivas que reduzcan las tasas de consumo de bebidas azucaradas, tal como lo hemos hecho con el tabaco".


Para frenar los hábitos de consumo de bebidas azucaradas de los niños, los pediatras ahora piden impuestos a los refrescos

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables. Melissa Lomax Speelman / Getty Images ocultar leyenda

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables.

Melissa Lomax Speelman / Getty Images

Los pediatras han advertido durante mucho tiempo a los padres sobre los riesgos de consumir demasiadas bebidas azucaradas, incluido el vínculo con la diabetes tipo 2 y la obesidad.

Ahora, el grupo de médicos infantiles más importante del país, la Academia Estadounidense de Pediatría, junto con la Asociación Estadounidense del Corazón, ha respaldado una serie de estrategias diseñadas para frenar el consumo de los niños, incluidos los impuestos a las bebidas azucaradas, los límites a la comercialización de bebidas azucaradas para los niños y Incentivos financieros para fomentar opciones de bebidas más saludables.

"Para los niños, la mayor fuente de azúcares agregados a menudo no es lo que comen, es lo que beben", dice Natalie Muth, pediatra y autora principal de la nueva declaración de política conjunta. Según una estimación, los niños y adolescentes obtienen aproximadamente el 17 por ciento de sus calorías de los azúcares agregados, y aproximadamente la mitad de esas calorías provienen de las bebidas.

Si bien el consumo de bebidas azucaradas ha disminuido en los EE. UU., Los niños y adolescentes todavía consumen alrededor de 150 calorías al día, en promedio, de ellas. Eso es aproximadamente 12 onzas por día. Pero la asociación del corazón recomienda que los niños no consuman más de 8 onzas por semana.

"Hay una gran diferencia entre lo que bebe un niño típico y las recomendaciones", dice Muth. Según una estimación, las bebidas endulzadas representan al menos una quinta parte del peso ganado entre 1977 y 2007 entre las personas en los EE. UU.

La nueva declaración pide a los legisladores locales, estatales y nacionales que consideren aumentar el precio de las bebidas azucaradas. Muth dice que se ha demostrado que los impuestos a las bebidas azucaradas tienen éxito. Ella dice que los impuestos son "un gran ejemplo de una forma de aumentar el precio de las bebidas azucaradas, que sabemos que disminuye el consumo". La AAP y la AHA señalan que dichos impuestos ya están vigentes en ciudades de EE. UU., Incluidas Berkeley, California y Filadelfia.

Como informamos, un estudio publicado el año pasado encontró que los habitantes de Filadelfia tenían aproximadamente un 40 por ciento menos de probabilidades de beber bebidas azucaradas a diario después de que el impuesto entrara en vigor, en comparación con las personas de las áreas circundantes que no tenían un impuesto a las bebidas azucaradas. (Una advertencia: otros estudios sugieren que las personas en las ciudades con impuestos a los refrescos saldrán de la ciudad para comprar bebidas azucaradas).

La industria de las gaseosas ha gastado millones de dólares para defenderse de los impuestos a las gaseosas. Y la Asociación Estadounidense de Bebidas argumenta que hay una mejor manera de reducir la cantidad de azúcar que los consumidores obtienen de las bebidas. "Apoyamos a los padres que quieren menos azúcar en la dieta de sus hijos creando más bebidas que nunca con menos o nada de azúcar", dice William Dermody, portavoz de la ABA. "Hoy en día, el 50 por ciento de todas las bebidas vendidas contienen cero azúcar a medida que avanzamos hacia el objetivo de reducir las calorías de las bebidas consumidas en un 20 por ciento para 2025".

La nueva declaración de política conjunta también pidió a los gobiernos federal y estatal que apoyen los esfuerzos para disminuir la comercialización de bebidas azucaradas para niños y adolescentes. "Como nación tenemos que decir 'no' a la avalancha de marketing de bebidas azucaradas para nuestros hijos", dijo Rachel Johnson, profesora emérita de nutrición en la Universidad de Vermont y ex presidenta del comité de nutrición de la AHA, en un declaración. "Sabemos lo que funciona para proteger la salud de los niños y es hora de que establezcamos políticas efectivas que reduzcan las tasas de consumo de bebidas azucaradas, tal como lo hemos hecho con el tabaco".


Para frenar los hábitos de consumo de bebidas azucaradas de los niños, los pediatras ahora piden impuestos a los refrescos

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables. Melissa Lomax Speelman / Getty Images ocultar leyenda

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables.

Melissa Lomax Speelman / Getty Images

Los pediatras han advertido durante mucho tiempo a los padres sobre los riesgos de consumir demasiadas bebidas azucaradas, incluido el vínculo con la diabetes tipo 2 y la obesidad.

Ahora, el grupo de médicos infantiles más importante del país, la Academia Estadounidense de Pediatría, junto con la Asociación Estadounidense del Corazón, ha respaldado una serie de estrategias diseñadas para frenar el consumo de los niños, incluidos los impuestos a las bebidas azucaradas, los límites a la comercialización de bebidas azucaradas para los niños y Incentivos financieros para fomentar opciones de bebidas más saludables.

"Para los niños, la mayor fuente de azúcares agregados a menudo no es lo que comen, es lo que beben", dice Natalie Muth, pediatra y autora principal de la nueva declaración de política conjunta. Según una estimación, los niños y adolescentes obtienen aproximadamente el 17 por ciento de sus calorías de los azúcares agregados, y aproximadamente la mitad de esas calorías provienen de las bebidas.

Si bien el consumo de bebidas azucaradas ha disminuido en los EE. UU., Los niños y adolescentes todavía consumen alrededor de 150 calorías al día, en promedio, de ellas. Eso es aproximadamente 12 onzas por día. Pero la asociación del corazón recomienda que los niños no consuman más de 8 onzas por semana.

"Hay una gran diferencia entre lo que bebe un niño típico y las recomendaciones", dice Muth. Según una estimación, las bebidas endulzadas representan al menos una quinta parte del peso ganado entre 1977 y 2007 entre las personas en los EE. UU.

La nueva declaración pide a los legisladores locales, estatales y nacionales que consideren aumentar el precio de las bebidas azucaradas. Muth dice que se ha demostrado que los impuestos a las bebidas azucaradas tienen éxito. Ella dice que los impuestos son "un gran ejemplo de una forma de aumentar el precio de las bebidas azucaradas, que sabemos que disminuye el consumo". La AAP y la AHA señalan que dichos impuestos ya están vigentes en ciudades de EE. UU., Incluidas Berkeley, California y Filadelfia.

Como informamos, un estudio publicado el año pasado encontró que los habitantes de Filadelfia tenían aproximadamente un 40 por ciento menos de probabilidades de beber bebidas azucaradas a diario después de que el impuesto entrara en vigor, en comparación con las personas de las áreas circundantes que no tenían un impuesto a las bebidas azucaradas. (Una advertencia: otros estudios sugieren que las personas en las ciudades con impuestos a los refrescos saldrán de la ciudad para comprar bebidas azucaradas).

La industria de las gaseosas ha gastado millones de dólares para defenderse de los impuestos a las gaseosas. Y la Asociación Estadounidense de Bebidas argumenta que hay una mejor manera de reducir la cantidad de azúcar que los consumidores obtienen de las bebidas. "Apoyamos a los padres que quieren menos azúcar en la dieta de sus hijos creando más bebidas que nunca con menos o nada de azúcar", dice William Dermody, portavoz de la ABA. "Hoy en día, el 50 por ciento de todas las bebidas vendidas contienen cero azúcar a medida que avanzamos hacia el objetivo de reducir las calorías de las bebidas consumidas en un 20 por ciento para 2025".

La nueva declaración de política conjunta también pidió a los gobiernos federal y estatal que apoyen los esfuerzos para disminuir la comercialización de bebidas azucaradas para niños y adolescentes. "Como nación tenemos que decir 'no' a la avalancha de marketing de bebidas azucaradas para nuestros hijos", dijo Rachel Johnson, profesora emérita de nutrición en la Universidad de Vermont y ex presidenta del comité de nutrición de la AHA, en un declaración. "Sabemos lo que funciona para proteger la salud de los niños y es hora de que establezcamos políticas efectivas que reduzcan las tasas de consumo de bebidas azucaradas, tal como lo hemos hecho con el tabaco".


Para frenar los hábitos de consumo de bebidas azucaradas de los niños, los pediatras ahora piden impuestos a los refrescos

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables. Melissa Lomax Speelman / Getty Images ocultar leyenda

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables.

Melissa Lomax Speelman / Getty Images

Los pediatras han advertido durante mucho tiempo a los padres sobre los riesgos de consumir demasiadas bebidas azucaradas, incluido el vínculo con la diabetes tipo 2 y la obesidad.

Ahora, el grupo de médicos infantiles más importante del país, la Academia Estadounidense de Pediatría, junto con la Asociación Estadounidense del Corazón, ha respaldado una serie de estrategias diseñadas para frenar el consumo de los niños, incluidos los impuestos a las bebidas azucaradas, los límites a la comercialización de bebidas azucaradas para los niños y Incentivos financieros para fomentar opciones de bebidas más saludables.

"Para los niños, la mayor fuente de azúcares agregados a menudo no es lo que comen, es lo que beben", dice Natalie Muth, pediatra y autora principal de la nueva declaración de política conjunta. Según una estimación, los niños y adolescentes obtienen aproximadamente el 17 por ciento de sus calorías de los azúcares agregados, y aproximadamente la mitad de esas calorías provienen de las bebidas.

Si bien el consumo de bebidas azucaradas ha disminuido en los EE. UU., Los niños y adolescentes todavía consumen alrededor de 150 calorías al día, en promedio, de ellas. Eso es aproximadamente 12 onzas por día. Pero la asociación del corazón recomienda que los niños no consuman más de 8 onzas por semana.

"Hay una gran diferencia entre lo que bebe un niño típico y las recomendaciones", dice Muth. Según una estimación, las bebidas endulzadas representan al menos una quinta parte del peso ganado entre 1977 y 2007 entre las personas en los EE. UU.

La nueva declaración pide a los legisladores locales, estatales y nacionales que consideren aumentar el precio de las bebidas azucaradas. Muth dice que se ha demostrado que los impuestos a las bebidas azucaradas tienen éxito. Ella dice que los impuestos son "un gran ejemplo de una forma de aumentar el precio de las bebidas azucaradas, que sabemos que disminuye el consumo". La AAP y la AHA señalan que dichos impuestos ya están vigentes en ciudades de EE. UU., Incluidas Berkeley, California y Filadelfia.

Como informamos, un estudio publicado el año pasado encontró que los habitantes de Filadelfia tenían aproximadamente un 40 por ciento menos de probabilidades de beber bebidas azucaradas a diario después de que el impuesto entrara en vigor, en comparación con las personas de las áreas circundantes que no tenían un impuesto a las bebidas azucaradas. (Una advertencia: otros estudios sugieren que las personas en las ciudades con impuestos a los refrescos saldrán de la ciudad para comprar bebidas azucaradas).

La industria de las gaseosas ha gastado millones de dólares para defenderse de los impuestos a las gaseosas. Y la Asociación Estadounidense de Bebidas argumenta que hay una mejor manera de reducir la cantidad de azúcar que los consumidores obtienen de las bebidas. "Apoyamos a los padres que quieren menos azúcar en la dieta de sus hijos creando más bebidas que nunca con menos o nada de azúcar", dice William Dermody, portavoz de la ABA. "Hoy en día, el 50 por ciento de todas las bebidas vendidas contienen cero azúcar a medida que avanzamos hacia el objetivo de reducir las calorías de las bebidas consumidas en un 20 por ciento para 2025".

La nueva declaración de política conjunta también pidió a los gobiernos federal y estatal que apoyen los esfuerzos para disminuir la comercialización de bebidas azucaradas para niños y adolescentes. "Como nación tenemos que decir 'no' a la avalancha de marketing de bebidas azucaradas para nuestros hijos", dijo Rachel Johnson, profesora emérita de nutrición en la Universidad de Vermont y ex presidenta del comité de nutrición de la AHA, en un declaración. "Sabemos lo que funciona para proteger la salud de los niños y es hora de que establezcamos políticas efectivas que reduzcan las tasas de consumo de bebidas azucaradas, tal como lo hemos hecho con el tabaco".


Para frenar los hábitos de consumo de bebidas azucaradas de los niños, los pediatras ahora piden impuestos a los refrescos

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables. Melissa Lomax Speelman / Getty Images ocultar leyenda

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables.

Melissa Lomax Speelman / Getty Images

Los pediatras han advertido durante mucho tiempo a los padres sobre los riesgos de consumir demasiadas bebidas azucaradas, incluido el vínculo con la diabetes tipo 2 y la obesidad.

Ahora, el grupo de médicos infantiles más importante del país, la Academia Estadounidense de Pediatría, junto con la Asociación Estadounidense del Corazón, ha respaldado una serie de estrategias diseñadas para frenar el consumo de los niños, incluidos los impuestos a las bebidas azucaradas, los límites a la comercialización de bebidas azucaradas para los niños y Incentivos financieros para fomentar opciones de bebidas más saludables.

"Para los niños, la mayor fuente de azúcares agregados a menudo no es lo que comen, es lo que beben", dice Natalie Muth, pediatra y autora principal de la nueva declaración de política conjunta. Según una estimación, los niños y adolescentes obtienen aproximadamente el 17 por ciento de sus calorías de los azúcares agregados, y aproximadamente la mitad de esas calorías provienen de las bebidas.

Si bien el consumo de bebidas azucaradas ha disminuido en los EE. UU., Los niños y adolescentes todavía consumen alrededor de 150 calorías al día, en promedio, de ellas. Eso es aproximadamente 12 onzas por día. Pero la asociación del corazón recomienda que los niños no consuman más de 8 onzas por semana.

"Hay una gran diferencia entre lo que bebe un niño típico y las recomendaciones", dice Muth. Según una estimación, las bebidas endulzadas representan al menos una quinta parte del peso ganado entre 1977 y 2007 entre las personas en los EE. UU.

La nueva declaración pide a los legisladores locales, estatales y nacionales que consideren aumentar el precio de las bebidas azucaradas. Muth dice que se ha demostrado que los impuestos a las bebidas azucaradas tienen éxito. Ella dice que los impuestos son "un gran ejemplo de una forma de aumentar el precio de las bebidas azucaradas, que sabemos que disminuye el consumo". La AAP y la AHA señalan que dichos impuestos ya están vigentes en ciudades de EE. UU., Incluidas Berkeley, California y Filadelfia.

Como informamos, un estudio publicado el año pasado encontró que los habitantes de Filadelfia tenían aproximadamente un 40 por ciento menos de probabilidades de beber bebidas azucaradas diariamente después de que el impuesto entrara en vigor, en comparación con las personas de las áreas circundantes que no tenían un impuesto a las bebidas azucaradas. (Una advertencia: otros estudios sugieren que las personas en las ciudades con impuestos a los refrescos saldrán de la ciudad para comprar bebidas azucaradas).

La industria de las gaseosas ha gastado millones de dólares para defenderse de los impuestos a las gaseosas. Y la Asociación Estadounidense de Bebidas argumenta que hay una mejor manera de reducir la cantidad de azúcar que los consumidores obtienen de las bebidas. "Apoyamos a los padres que quieren menos azúcar en la dieta de sus hijos creando más bebidas que nunca con menos o nada de azúcar", dice William Dermody, portavoz de la ABA. "Hoy en día, el 50 por ciento de todas las bebidas vendidas contienen cero azúcar a medida que avanzamos hacia el objetivo de reducir las calorías de las bebidas consumidas en un 20 por ciento para 2025".

La nueva declaración de política conjunta también pidió a los gobiernos federal y estatal que apoyen los esfuerzos para disminuir la comercialización de bebidas azucaradas para niños y adolescentes. "Como nación, tenemos que decir 'no' al embate del marketing de bebidas azucaradas para nuestros hijos", dijo Rachel Johnson, profesora emérita de nutrición en la Universidad de Vermont y ex presidenta del comité de nutrición de la AHA, en un declaración. "Sabemos lo que funciona para proteger la salud de los niños y es hora de que establezcamos políticas efectivas que reduzcan las tasas de consumo de bebidas azucaradas, tal como lo hemos hecho con el tabaco".


Para frenar los hábitos de consumo de bebidas azucaradas de los niños, los pediatras ahora piden impuestos a los refrescos

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables. Melissa Lomax Speelman / Getty Images ocultar leyenda

La Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Estadounidense del Corazón, en una declaración conjunta, respaldaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas, las restricciones de marketing para los niños y los incentivos para compras más saludables.

Melissa Lomax Speelman / Getty Images

Los pediatras han advertido durante mucho tiempo a los padres sobre los riesgos de consumir demasiadas bebidas azucaradas, incluido el vínculo con la diabetes tipo 2 y la obesidad.

Ahora, el grupo de médicos infantiles más importante del país, la Academia Estadounidense de Pediatría, junto con la Asociación Estadounidense del Corazón, ha respaldado una serie de estrategias diseñadas para frenar el consumo de los niños, incluidos los impuestos a las bebidas azucaradas, los límites a la comercialización de bebidas azucaradas para los niños y Incentivos financieros para fomentar opciones de bebidas más saludables.

"For children, the biggest source of added sugars often is not what they eat, it's what they drink," says Natalie Muth, a pediatrician and the lead author of the new joint policy statement. By one estimate, kids and teens get about 17 percent of their calories from added sugars — and about half of those calories come from drinks.

While consumption of sugary drinks has declined in the U.S., kids and teens still consume about 150 calories a day, on average, from them. That's about 12 ounces per day. But the heart association recommends that children consume no more than 8 ounces per week.

"There's a huge difference between what a typical child is drinking . and what the recommendations are," Muth says. By one estimate, sweetened beverages account for at least one-fifth of the weight gained between 1977 and 2007 among people in the U.S.

The new statement calls on local, state and national policymakers to consider raising the price of sugary drinks. Muth says taxes on sugary drinks have been shown to be successful. She says taxes are "a great example of a way to increase the price of sugary drinks, which we know decreases consumption." The AAP and the AHA note that such taxes are already in place in U.S. cities including Berkeley, Calif., and Philadelphia.

As we've reported, a study published last year found that Philadelphians were about 40 percent less likely to drink sweetened beverages daily after the tax went into effect, compared with people in surrounding areas that didn't have a sugary drink tax. (One caveat: Other studies suggest that people in cities with soda taxes will go outside the city to buy sugary drinks.)

The soda industry has spent millions of dollars to fend off soda taxes. And the American Beverage Association argues there is a better way to reduce the amount of sugar consumers get from beverages. "We are supporting parents who want less sugar in their kids' diets by creating more drinks than ever before with less or no sugar," says William Dermody, spokesperson for the ABA. "Today, 50 percent of all beverages sold contain zero sugar as we drive toward a goal of reducing beverage calories consumed by 20 percent by 2025."

The new joint policy statement also called on federal and state governments to support efforts to decrease the marketing of sugary drinks to children and teens. "As a nation we have to say 'no' to the onslaught of marketing of sugary drinks to our children," Rachel Johnson, a professor emeritus of nutrition at the University of Vermont and the former chair of the AHA's nutrition committee, said in a statement. "We know what works to protect kids' health and it's time we put effective policies in place that bring down rates of sugary drinks consumption, just like we've done with tobacco."


To Curb Kids' Sugary Drink Habits, Pediatricians Now Call For Soda Taxes

The American Academy of Pediatrics and the American Heart Association, in a joint statement, endorsed taxes on sugary drinks, restrictions on marketing to kids and incentives for healthier purchases. Melissa Lomax Speelman/Getty Images ocultar leyenda

The American Academy of Pediatrics and the American Heart Association, in a joint statement, endorsed taxes on sugary drinks, restrictions on marketing to kids and incentives for healthier purchases.

Melissa Lomax Speelman/Getty Images

Pediatricians have long warned parents about the risks of consuming too many sugary drinks — including the link to Type 2 diabetes and obesity.

Now, the nation's leading group of kids' doctors, the American Academy of Pediatrics, together with the American Heart Association, has endorsed a range of strategies designed to curb children's consumption — including taxes on sugary drinks, limits on marketing sugary drinks to kids and financial incentives to encourage healthier beverage choices.

"For children, the biggest source of added sugars often is not what they eat, it's what they drink," says Natalie Muth, a pediatrician and the lead author of the new joint policy statement. By one estimate, kids and teens get about 17 percent of their calories from added sugars — and about half of those calories come from drinks.

While consumption of sugary drinks has declined in the U.S., kids and teens still consume about 150 calories a day, on average, from them. That's about 12 ounces per day. But the heart association recommends that children consume no more than 8 ounces per week.

"There's a huge difference between what a typical child is drinking . and what the recommendations are," Muth says. By one estimate, sweetened beverages account for at least one-fifth of the weight gained between 1977 and 2007 among people in the U.S.

The new statement calls on local, state and national policymakers to consider raising the price of sugary drinks. Muth says taxes on sugary drinks have been shown to be successful. She says taxes are "a great example of a way to increase the price of sugary drinks, which we know decreases consumption." The AAP and the AHA note that such taxes are already in place in U.S. cities including Berkeley, Calif., and Philadelphia.

As we've reported, a study published last year found that Philadelphians were about 40 percent less likely to drink sweetened beverages daily after the tax went into effect, compared with people in surrounding areas that didn't have a sugary drink tax. (One caveat: Other studies suggest that people in cities with soda taxes will go outside the city to buy sugary drinks.)

The soda industry has spent millions of dollars to fend off soda taxes. And the American Beverage Association argues there is a better way to reduce the amount of sugar consumers get from beverages. "We are supporting parents who want less sugar in their kids' diets by creating more drinks than ever before with less or no sugar," says William Dermody, spokesperson for the ABA. "Today, 50 percent of all beverages sold contain zero sugar as we drive toward a goal of reducing beverage calories consumed by 20 percent by 2025."

The new joint policy statement also called on federal and state governments to support efforts to decrease the marketing of sugary drinks to children and teens. "As a nation we have to say 'no' to the onslaught of marketing of sugary drinks to our children," Rachel Johnson, a professor emeritus of nutrition at the University of Vermont and the former chair of the AHA's nutrition committee, said in a statement. "We know what works to protect kids' health and it's time we put effective policies in place that bring down rates of sugary drinks consumption, just like we've done with tobacco."


To Curb Kids' Sugary Drink Habits, Pediatricians Now Call For Soda Taxes

The American Academy of Pediatrics and the American Heart Association, in a joint statement, endorsed taxes on sugary drinks, restrictions on marketing to kids and incentives for healthier purchases. Melissa Lomax Speelman/Getty Images ocultar leyenda

The American Academy of Pediatrics and the American Heart Association, in a joint statement, endorsed taxes on sugary drinks, restrictions on marketing to kids and incentives for healthier purchases.

Melissa Lomax Speelman/Getty Images

Pediatricians have long warned parents about the risks of consuming too many sugary drinks — including the link to Type 2 diabetes and obesity.

Now, the nation's leading group of kids' doctors, the American Academy of Pediatrics, together with the American Heart Association, has endorsed a range of strategies designed to curb children's consumption — including taxes on sugary drinks, limits on marketing sugary drinks to kids and financial incentives to encourage healthier beverage choices.

"For children, the biggest source of added sugars often is not what they eat, it's what they drink," says Natalie Muth, a pediatrician and the lead author of the new joint policy statement. By one estimate, kids and teens get about 17 percent of their calories from added sugars — and about half of those calories come from drinks.

While consumption of sugary drinks has declined in the U.S., kids and teens still consume about 150 calories a day, on average, from them. That's about 12 ounces per day. But the heart association recommends that children consume no more than 8 ounces per week.

"There's a huge difference between what a typical child is drinking . and what the recommendations are," Muth says. By one estimate, sweetened beverages account for at least one-fifth of the weight gained between 1977 and 2007 among people in the U.S.

The new statement calls on local, state and national policymakers to consider raising the price of sugary drinks. Muth says taxes on sugary drinks have been shown to be successful. She says taxes are "a great example of a way to increase the price of sugary drinks, which we know decreases consumption." The AAP and the AHA note that such taxes are already in place in U.S. cities including Berkeley, Calif., and Philadelphia.

As we've reported, a study published last year found that Philadelphians were about 40 percent less likely to drink sweetened beverages daily after the tax went into effect, compared with people in surrounding areas that didn't have a sugary drink tax. (One caveat: Other studies suggest that people in cities with soda taxes will go outside the city to buy sugary drinks.)

The soda industry has spent millions of dollars to fend off soda taxes. And the American Beverage Association argues there is a better way to reduce the amount of sugar consumers get from beverages. "We are supporting parents who want less sugar in their kids' diets by creating more drinks than ever before with less or no sugar," says William Dermody, spokesperson for the ABA. "Today, 50 percent of all beverages sold contain zero sugar as we drive toward a goal of reducing beverage calories consumed by 20 percent by 2025."

The new joint policy statement also called on federal and state governments to support efforts to decrease the marketing of sugary drinks to children and teens. "As a nation we have to say 'no' to the onslaught of marketing of sugary drinks to our children," Rachel Johnson, a professor emeritus of nutrition at the University of Vermont and the former chair of the AHA's nutrition committee, said in a statement. "We know what works to protect kids' health and it's time we put effective policies in place that bring down rates of sugary drinks consumption, just like we've done with tobacco."